Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MESA RLVUELTA -Yo, le encuentro- -dijo uno de ellos- -demasiado pequeño para la edad que tiene. ENTRE GOLFOS- -He observado que tú no fumas más que los domingos. -Verdad. ¿Y qué haces los demás dias de la semana? -Recoger colillas. Dos pescadores, al tirar de la red, notaron tal peso, que, temiendo que se tratara del cadáver de un hombre ahogado, enviaron á un compañero á avisar al alcalde. Al poco rato vieron aparecer en la red el cuerpo de un asno, y se apresuraron á tranquilizar á las autoridades, para lo cual dijeron á un muchacho que pasaba: ¿Vas al pueblo, galán? -Sí, señor, -Pues llégate á casa del alcalde en una carrera, y dile de nuestra parte que se esté tranquilo, porque es un borrico. SOPA ECONÓMICA Al llegar á una posada un c. ballero bastante agarrado, dijo al posadero: -Que me hagan un par de huevos pasados por agua, y en el caldo que preparen una sopa para mi criado. El posadero hubo d ¿llamarle la atención sobre lo poco substancioso de semejante caldo, y el caballero replicó: -Pues que pongan cuatro huevos en vez de dos. pECTlFlCAClÓN LA EN EL MONTE- ¡Una limosnica á este pobre ciego! -Ya golverá usted otro día, que agora estoy escondido, y como es usted ciego, no me puede ver. p N EL OBSERVATORIO Un caballero que acompaña á dos señoras entra en el Observatorio Astronómico á ver un eclipse de luna; pero en el mismo momento de entrar le dice uno de los astrónomos: -En este momento h a terminado el eclipse. E! caballero se acerca y le dice al oído: -Sírvanse ustedes repetirlo, porque estas señoras son la familia del ministro de Instrucción pública. RENGLONES CORTOS E L ESCORIAL En un lugar agreste, montañoso, rodeado de bosques y maleza, para tumba de reyes y realeza se construyó edificio suntuoso. La impresión del conjunto portentoso al mirar de sus líneas la belleza, produce un sentimiento de tristeza, mezcl de asombro y goce misterioso. Aunque mano del hombre lo creara, la inspiración divina fué tan fuerte, que sólo para Dios lo consagrara. Yel descreído al contemplarlo advierte, cual si la fe en su pecho desnertara, que de otra vida es pórtico la muerte. 1 uis PALOMO ANTE EL ALCALDE- -La Petronila se queja de que la has robado una gallina; y no es eso sólo, porque la gallina tenía pollos, ¡y eso 6. tefier mti mal corazón... -jRediez! ¡Porque no me dierof iempo, que mi intinción era llevarme los pellicos tamién...