Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 í íiij HUERTA DE CINCO POLLOS UN DÍA EN LA SIERRA DE CÓRDOBA I as cinco marcaba mi reloj cuando, pertreclia do de gemelos de campaña y catrecillo, salía por la puerta de Quitapesares, nombre de una pintoresca huerta de la incomparable sierra cordobesa. Grandes y vaporosas neblinas iban remontando el azul del cielo, al mismo tiempo que se dibujaban ante nuestros ojos las siluetas de los blancos caseríos y los perfiles polícromos de los olivares, huertas y sembrados, de la misma manera que la sutil y finísima gasa cubre las líneas tenues y delicadas de la odalisca beldad que duerme el sueño sublime del amor eterr o. 3 Ie senté para contemplar el cuadro, A la izquierda se elevaba sinuosa colmmna de ne- T HUERTA DE LAR ANTAS