Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
mCSARLVUELTA A FUERZA DE LA LÓGICA El famoso Cyrano de Ber gerac se complacía en formular esta argumentación sofismática en forma de soriies: Europa es la parte del mundo más hermosa; Francia es el reino más hermoso de Europa; París, la más hermosa ciudad de Francia; el Colegio de Beauvais, el más hermoso de París; mi habitacióii, la más hermosa del colegio de Beauvais; yo, el hombre más hermoso de mi habitación... luego yo soy el hombre más hermoso del mundo. NA ARENGA Al pasar por Reims el rey Luis XIV, ELOCUENTE salió el alcalde árecibirle, y le presentó botellas de vino y peras, diciéndole: -Señor, aquí traemos á V. M. nuestro vino, nuestras peras y nuestros corazones, que es lo mejor que tenemos en esta ciudad. ¡Bravo! -le dijo el rey Sol, dándole un golpecito en la espalda. -Así son como á mí me gustan las arengas. Deseando Francisco I elevar á uno de los hombres más sabios de su tiempo á una primera dignidad de la Iglesia, tuvo curiosidad de saber si era de sangre noble, y se lo preguntó al mismo interesado. -Señor- -respondió el sabio, -en el arca de Noé había tres hermanos. Sé que desciendo de uno de los tres, pero no puedo precisar de cuál á punto fijo. L ABOLENGO u La reina Isabel de Inglaterra fué á visitar al canciller Bacon en su casa de. Herfort, y le dijo afablemente: -Canciller, en verdad que esta casa es demasiado pequeña para un hombre como vos. -Señora- -respondió Bacon cortésmente, -la culpa es de V. M. que me h a hecho demasiado grande para mi casa. A MODESTIA DE UN GRANDE HOMBRE CHISTES Y CARICATURAS ENTRE AMIGAS- -Acabo de tener una pelotera feroz con mi marido. ¿Otra? -Sobre qué pintor nos ha de hacer un retrato juntos. -Pues... un pintor de batallas. 1 A VIVEZA DE UN SOLDADO A UD Soldado recién lle gado á 1 as filas en tiempo de guerra se lo encontró el capitán después del combate y le dijo: -No te he visto durante la acción ¿dónde has estado metido? -Donde usted, mi capitán, no se atrevería á meterse: en un combate. El capitán, ofendido por esta respuesta, le preguntó enojado: ¿Dónde? -Mi capitán, entre las acémilas. Donde usted no se líAetería nunca. RENGLONES CORTOS E L YARAVÍ Melodía de mi tierra, eco triste de su sierra, humilde acento de amor, Yaraví, canción sencilla, donde el alma ingenua brilla del indio del Ecuador. PRECAUCIÓN- ¿Cómo se retira usted hoy tan temprano? -Pues porque en raí calle hay muy mala gente y me he comprado esta mañana este revólver, y sentiría mucho que me lo quitasen hoy mismo. Ni frivola ni severa has nacido, ni altanera, cual del triunfo en la embriaguez; si el indígena te canta, ¡cuan tierna su voz encanta y nos conmueve á la vez!