Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
n oí BAÑOS INFANTILES ü s una observación curiosa que todo el espanto y contrariedad que experimenta una criatura al introducirla en la pila de un baño casero se trueca en serenidad y alegría cuando se trata de que se bañe en el mar. Todo niño que no esté acostumbrado desde muy pequeño á bañarse en casa, se resiste generalmente á entrar en el agua, sin que le convenzan halagos ni amenazas, y cuando se siente zambullido c o n t r a todo el torrente de s v o l u n t a d pro- t e s t a con d e s e s p e r a d o llanto. Eñ cambio, en el mar, qwe p a r e c e debiera imponerle m ás por su inmensidad y la agitación y sonido de su oleaje, su resistencia instintiva s e vence fácilmente. Qaizá lo que más influye en esto es el hecho de que en el mar entra el niño acompañado. I, as personas mayores parécenle garantía de d e f e n s a la compañía de o t r o s niños despierta su emulación, y perdido el primer t e m o r juega alegremente al corro, espera risueño llegar la ola y hace estrechas amistades c o n el robusto bañero. Fots Chusseau Flaviens w