Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MESA RLVUELTA una persona normal y de un término medio, que en los casos de glotonería ó embriaguez las cifras resultan aterradoras. I A CIUDAD DEL DIVORCIO En Sioux- Tull del Sud- Da kota h a alcanzado el procedimiento del divorcio su más alto grado de perfección en punto á rapidez. Existen allí agencias especiales que, mediante un precio que varía al infinito, suministran abogados, procu radores y jueces que separan á los cónyuges dentro del plazo máximo de noventa días. I a tarifa es de 50.000 francos para los multimillonarios, pero las personas de modesta fortuna pueden obtener su divorcio por la mor dica suma de 125 francos. Sedice que esta industria curialesca hace la prosperidad dé Sioux- Tull. TINA INNOVACIÓN Parece que los sastres de París, EN LA SASTRERÍA en SU afán reformista y progresivo, han decidido suprimir por completo las molestias del parroquiano, á quien hay que tomar las medidas del cuerpo para hacerle ropa. En lo sucesivo desaparecerá este trámite poco agradable, y en su substitución se hará al interesado un retrato fotográfico delante de un lienzo cuadriculado. lya reproducción de la imagen sobre la retícwla permitirá á los sastres calcular exactamente las medidas y proporciones que necesitan conocer para cortar un traje á ¡a medida sin medida. CHISTES Y CARICATURAS INCOMPETENCIA- -Escucha, nincki: pues no dice el guardia que estamos ébridos. -Déjale. ¿Qué entiende él de estas cosas? ÓGICA DE UN CO- El dueño de una t i e n d a de MERCIANTE ultramarinos e s t á leyendo sw periódico, cuando llega una doméstica á comprar café. -Precisamente en este momento estaba leyendo que ha subido el café cinco céntimos en kilo, por lo cual tengo que ponerte diez céntimos más en libra. Al acabar de comer en un restaurant dice un parroquiano: -El jueves pasado me sirvieron ustedes mucho mejor que hoy. Aquella merluza con guisantes estaba riquísima. ¿Por qué no me lo ha dicho antes el señor? ¡Si nos queda todavía de la misma! N PLATO APETITOSO u Laseñora. ¡Quéespectáculo tan hermoso este mar, que sube y baja sin cesar! El marido. -Sí; en eso precisamente se diferencia de las contribuciones, que suben siempre y no bajan nunca. -Mira: Regúlez ha disparado á lo alto. ¡Qué grandeza de alma! -No lo creas; es que su adversario, asustado, se había subido á un árbol. pNUNDUELO EH LA PLAYA ASPIRACIÓN- -Quisiera yo que se descubriera un país donde no se muriera nadie nunca. ¿Para qué? -Para ir allí á acabar mis días. pNTRE PINTORES- -Sí, chico, he vendido mi cuadro; ¿te extraña? -No, no me extraña que lo hayas vendido; lo que me choca es que t é lo hayan comprado. ANÉCDOTAS L PAVO TRUFADO El arzobispo de Burdeos, el venerable D Avian de Sauzay, había apostado con uno de sus grandes vicarios, M. Dami- ran, un pavo trufado, y pasaba- el tiempo sin recibirlo. Se aproximaba Carnaval, y recordó al vicario su apuesta. -Monseñor- -dijo éste, -es que las trufas no valen nada este año. ¡Bah, bah! -contestó sonriendo Mr. Sauzay. Esas son voces que hacen correr los pavos!