Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Con estas tan torpes y enormes condiciones, de mí digo 5 por mí juro que querría más unas manos y pies de ternera comer que los pies y manos de ningún cortesano besar. Idea de la época dan las razones del ilustre prelado que así termina su acre y graciosa censura: Bien tengo yo creído que ha 5 en las cortes de Príncipes más de diez hombres, los cuales, aunque se ofrecen á besar los pies y manos á otros, holgarían antes de cortárselas que no de besárselas. Decir un hombre de bien á otro: Vo soy riuesiro amigo y, osle? ií; Opordendo; estoy á vuesiro mandado; haré 10 gtie os nimpliei e; ved lo que me mandáis; Dios os de salud, y lil sea en vuestra guarda, o -O Xo se sufre y pasa; mas decir besóos las manos, besóos los pies, ni se debe decir ni meaos consentir... Algunos años después, otro notable escritor, Antonio de Torquemada, en sus Coloquios satíricos, cuyo privilegio está fechado en Segó vía á 10 de Abril de 1552, da nuevo y vigoiosc golpe al asunto tratado por Guevara en su caríu escrita en Avila el 22 de Noviembre de 1533. En la parte segunda del Coloqu. io que trata de la vanidad de la honra del mundo, y se refiere á las maneras de las salutaciones antiguas -los títulos y cortesías que se usaban en el escribir, loando lo que se usaba en aquel tiempo como bueno y burlando de lo que agora se usa como malo pone Torquemada en boca de Antonio, uno de los interlocutores, las siguientes palabras: Agora... e s t á n ordinaria esta necedad de decir que besamos las manos que á todos comprende generalmente y dejando las manos venimos á los pies, de manera que no paramos en ellos ni aun pararemos en la tierra que pisan y, en fin. no hay hombre que se los descalce para que se los besen, y todo se va en palabras vanas y mentirosas sin concierto y sin razón... A 1. Pues ¿para qué mentimos? ¿Para qué publicamos lo que no hacemos? y ¿para qué queremos oír lisonjas y no salutaciones provechosas? ¿Qué provecho me viene á mí de que otro me diga que me besa ¿as manos y los pies? Tres siglos y medio van bien corridos desde que comenzó aquella campaña iniciada y mantenida por taa valiosos escritores... ¿Será más eficaz y afortunada la iniciada ahora por mi buen amigo el director de BI A N CO Y NSGRO, secundado por otros escritores excelentes? Puede esperarse que sí; pero tanto pueden la insubstancialidad, la rutina y el mezquino espíritu de torpe adulación ó de inconsciente servilismo, que mucho me temo que cuando hayan transcurrido otros tres siglos y medio... VAMOS á tener que emprenderla de nuevo. FELIPE PÉREZ Y GONZÁLEZ DJSUJOS DE MEDINA YEHA