Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
vulgares á que dedican sus ratos de ocio, todavía se observa más claramente en las excursiones veraniegas, en que el ocio es permanente. En las costas francesas, y en algunos puntos de las españolas, es frecuente ver á elegantísimas damas dedicarse á las faenas de la pesca, que constituye la habitual ocupación délas más humildes mujeres del pueblo. Provistas de la mmiga, bolsa de red en la extremidad de un palo largo, calzadas con la modesta alpargata para poder andar por las escui ridizas rocas, recogiéndose la falúa como las percadoras del pueblo, se dedican con verdadera ilusión á la busca y captura de camarones y quisquillas. Por mucha que sea la precaución, no falta una roca resbaladiza ó una alga inoportuna que produzca un remojón inesperado; pero lejos de contrariar ui entristecer estos pequeños accidentes, son motivo de regocijo que avaloran la diversiór. SITIO PELIGROSO Fots Clms pau Flavion: