Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
oitko REVISTA AÑO XVllI ILUSTRADA f NUM. 898 MADRID, 18 DE JULIO DE 1908 í i i kI I ¡mm j mírflBíi UNA LECCIÓN DE AMOR Doña Rosario cose junto al costurero. 33 s una señora que usa gafas y tiene casi blanca la cabeza. Se presenta una doncella. DoNCi? i,i. A. ¿Desea algo la señora? DOÑA ROSARIO- -Sí. ¿ISío ha venido nadie? DONC 3 LLA. -No, señora. DOÑA ROSARIO. Si viene á ver á usted ese primo tan bruto que usted tiene, que pase, que tengo que hablarle. DOÍÍCEIÍLA. -E. stá bien, señora. DOÑA ROSARIO. ¿Ivos de su pueblo de usted tampoco han venido hoy? DONCELLA. -Tampoco, señora. DOÑA ROSARIO. -Bien; si vienen, que pasen, que tengo que Jiablarles. DoNCULLA. -Bueno, señora. DOÑA ROSARIO. ¿De qué se ríe usted? DONCELLA. -De nada, señora. DOÑA ROSARIO. -Hoy no me han cortado u. stedes los folletines de los periódicos. DoNCELLA. Ahora los cortaré. DOÑA ROSARIO. Téngamelos preparados para luego. ¡Ahí, y las hojitas de los calendarios... lluego lo leeré todo. Creo que llaman. ¡Vaya usted en seguida! ¡Que pase, que pase quien, sea! ¡Corra usted! (La doncella vase corriendo y riejido. Pausa. Tío- SiCS, -L, -L, K. (Anunciando desde lapuerta. El, señorito Ricardo. DOÑA ROSAR 5. ¿El señorito Ricardo? ¡Que pase, que pase en seguida! ¡Gracias á Dios! ¡Creí que esta tarde también iba á pasarla sola! RICARDO. ¡Querida tía Rosaribl DOÑA ROSARIO. ¿Vienes á ver á Mercedes? Porque