Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
UTILIDAD PEPlTo. ¿Para qué sirven las mariposas? Yo. as mariposas, junto con las aves, sirven para adornar el aire. PEPITO. ¿Nada más? Yo. ¿Y te parece poca cosa? ¿Acaso crees que el adorno tiene una importancia baladí? PEPITO. -Yo he leído repetidas veces que es necesario perseguir objetos de importancia real; que es preciso aspirar á lo útil, y que hay que huir de malgastar el tiempo en empresas vanas. Yo. -No hagas caso de aquellos que te hablan de ese modo; por desgracia nuestra, la niñez está llena de falsos y maléficos preceptores. ¿Qué cosa es lo útil... Existen cien y mil objetos, cuya utilidad estriba en su fondo más íntimo; estos objetos, por lo regular, suelen escaparse á la percepción de las personas vulgares. Estas sólo ven lo útil allí donde los resultados prácticos están bien á flor de tierra, y si les colocásemos en la disyuntiva de elegir entre la flor y el fruto, optarían por el fruto, sin comprender que la flor es el origen, el principio, la semilla, la madre de todo fruto. Ellos no ven sobre la tierra sino las cosas que son factibles de cogerse y de gustarse; proceden como los animales inferiores. Se entusiasman ante el dinero, ante una máquina, ante una heredad plantada de abundantes mieses; en las cuestiones intelectuales, consideran que las imaginaciones de los escritores especulativos no valen la pena de leerse; en los asuntos políticos y sociales, opinan que las divagaciones sentimentales son una remora para el bieneitar de los pueblos; en filosofía, se ríen de toda abstracción. Finalmente, esos ciegos individuos no aspiran más que á lo concreto, á lo real y palpable. Lo vago y anhelante les irrita; la divagación y el ensueño les hace sonreír. Siempre están pidiendo concreción y realidad. Son enemigos de l floi en una palabra. PEPITO. -Pero ya me has dicho que la flor es la madre del fruto. Yo. -Sí, la flor significa la eterna maternidad del fruto. Sucede lo mismo con el amor. ¿Qué es el amor? ¿Sirve el amor para comer ni para ganar dinero, ni siquiera puede cogerse el amor y guardarse en el bolsillo? Pues ya tú ves; suprime el amor en el inundo, y el miihdo quedará muerto de repente, igual que si le arrancases á un hombre el corazón. Aquellos ciegos preceptores, de que has hablado antes, seguramente que, oyendo nombrar el amor, se reirían; según ellos, el amor es eosa de mancebos, un simple adorno pueril. ¡Y no ven, los muy obtusos, que ningún acto nuestro puede librarse de la vigilancia del amorlivl amor es como el espíritu divino de que te habrán hablado los libros religiosos; el amor se halla presente en todas las cosas, preside todos los actos, mueve toda la vida. Sin embargo, ¿puede inventarse algo tan incorpóreo, tan mútíl como el amor? PEPITO. Entonces, la mariposa también es amor... Yo. -I a mariposa es un pétalo de la gran rosa del amor. La mai iposa es un jugueteo artístico de esa gran alma que llena el universo. Y esa gran alma universal ha querido que todo, bajo del sol y sobre el mismo sol, sea bello, sea adorno y amor, para que la vida no se canse de vivir. Poirque si la vida careciese del acicate del adorno, ¿no comprendes tú que la vida se detendría cansada, igual que un viajero á quien le quitan la promesa del agua fresca y de la sombra del árbol? J. M. a SALAVERRIA DIBUJO DE nEGIDon í t A M f egi