Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
drería del isquierda Estaban en ella, no solamente todos sus habituales parroquianos, sino también varios de los clientes de la otra y hasta algunos indi viduos extraños á ambas. Eraunanoche defines de Marzo, pero aunque todos taban bien cerradas en previsora defensa del inclemente exterior. Un calor pegajoso, una densa huma reda y el peculiar olor de tabaco malo, al que se mezclaba el no menos característico de sardinas asadas, ocasionaban frecuentes y ruidosos accesos de 11 fef Tí tikífe! -ft -los almanaques coincidían en afirmar como un hecho consumado la entrada de la primavera, el noroestazo que reinaba en aquellos momentos, entre ráfagas de lluvia fría y bramidos d e l oleaje, aseguraba de manera harto elocuente que no se había salido del invierno. Ea puerta y las ventanas de la sidrería estos, especialmente en los que no estaban avezados- á semejantes recintos. Nadie protestaba sin embargo, y menos que nadie el propietario del establecimiento, puesto que bien sabia que el consumo de las barricas estaba en relación directa con la picazón de los gaznates.