Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
1 X EL MAESTRO FEDERICO CHUECA alegres y ricas de ritmos llenos de gracia. Por complacer á sus padres comenzó Chueca la carrera de Medicina; pero su vocación irresistible era la música. Un día, en casa del editor y almacenista de pianos Sr. Toledo, le oyó Barbieri tocar el vals de su composición Lamentos de un preso, y encantado, hizo que se ejecutase -í por la Sociedad de Conciertos que dirigía. Este éxito decidió al joven maestro Chueca á dedicarse á EL ENTIERRO DEL MAESTRO la música en absoluto. Pianista, director de la pequeña orquesta del teatro de Variedades, donde actuaba la compañía de Valles y I, uján, y luego autor fecundísimo de- Í n zuelas que en breve se hacían populares, Chueca llegó á ser el maestro favorito del público madrileño, y sus obras traspasaron la frontera, pasando al repertorio de las compañías del extranjero. U y? á %i. ÁX. Í CHUECA DELANTE DEL TEATRO DE APOLO BANQUETE EN EL GRAN SAION RESTAURANT DE LA CIUDAD LINEAL Fots. Cifuentes Su Última obra ha sido el pasodoble del Dos de Mayo, ejecutado en la plaza de la Armería por las músicas militares. Su entierro ha constituido una elocuente manifestación del duelo que su pérdida ha producido á sus numerosos amigos y admiradores. lya Compañía Madrileña de Urbanización ha celebrado en la Ciudad Lineal, con la brillantez acostumbrada, la cultísima fiesta del Árbol, digna por todos conceptos de nuestro elogio más sincero y aíec-