Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
x -y r r ¿í i s s r? i i vSSr m CUADROS MADRILEÑOS La primera verbena que Dios etivía... (PROSA R I M A D A) -Ponte lo mejor que tengas en tu guardarropa. Hincha, qu hoy es San Antonio y sabes qu el que no va á la Florida, pa gozar de la primera verbena que Dios envía, no es legal que se las eche de ser persona castiza. Conque saca los trapitos de cristianar, Masimina, y amos á tomar un coche que n haiga bajao l alquila, pus no es justo que nosotros vayamos en un tranvía como si fuésemos pobres de solenidá. -Mentira paece que tengas hoy ganas de bajar á la Bombiya pa divertirte, Melecio, cuando yevas quince días sin dar dos azadonazos en las obras de la Viya, y alimentándote gracias á mendis. oor ser tolila... -No m hables de cosas tristes, y amónos ya á la Florida, pa gozar de la primera verbena que Dios envía, pus (como dice el poverbio) nunca es tarde si la dicha es güeña; y, ¡arza p alante! qu hoy es el clásico día de San Antonio de Padua, vulgo, el santo de las niñas, como dicen en E ¿sallo del pasiega... No sias prima y antes de sacar tu ropa, coge el mantón de Manila... y á ver si te dan d empeño diez mosquitos Masimina, con lo cual habrá bastante pa, pasarnos ayí el día como dos préncipes rusos. Y atiende á mi pogramita... Primero, á tomar el coche; segundo, á almorzar en Niza, ú en ca de Juan, ó en I a Huerta, y último, á ver la capiya del Santo, ande hay unos frescos... -Pa frescos, tú. -Masimina, ¡qu afán ties de corromperme las oraciones! -jAvisa! Mas si quies rezar al Santo, lo mejor es que le pidas que te cure los ataques de sinvergozojuería que te dan. -Gáyate el pico, y á ver si pue ser que siga... Des- pués que veamos la iglesia, nos tomamos una sidra, qu es lo qu á ti más te gusta de lo tocant á bebidas; nos marcamos un chotise, como las personas finas, por ser un baile tranquilo que se pue yevar sin prisas; merendamos unas magras de jamón, con unas tintas; cenamos á media noche, y aluego á comprar rosquillas, cacahués, mojama, churros, torraos y bocas de la Isla. -Pa boca, ya sé yo cuála. -No lo dirás por la mía. ¡Ni que te la hubiá hecho un fraile! ¿Te quies cayar, Masimina? -Bien. Mas si pa too eso cuentas con el mantón de Manila, ya pues dirte despidiendo por ahora de la Florida, pus está en el quitamanchas dend hace unos cuantos días, y por eso no he tenío que dart á comer cordiva. ¡Pa l gato... ¡Miau... -No me mayes d esa forma, Masimina, ¡que no estamos en Enero... ¡Mía que ties tú unas salidas! ¡Si te creerás que las gentes s alimentan de rositas... El mantón está en el tinte (ú siase, en ca de mi tía) como lo están mis pendientes, mi pulsera y mis sortijas, y tu alfiler de corbata, j- un colchón, y tres camisas de servidora, y el cuadro que me tocó en una rifa- ¿t acuerdas? -cuando pusieron la kermes de la Eatina... Eo más seguro es que vayas á las obras de la Viya; y, ya que 110 en la primera verbena que Dios envía... pa San Juan ú pa San Pedro se cumplirá el pogramita qu acabas d hacerme. Y ahora levántate de la piltra, y á trabajar, -qu el trabajo enoblece y diznifica... ¡Ties cosas d á perra gorda... ¿Trabajar yo en este día. Eo que hago es ir á mi madre, qu aún tie un par de pesetiyas pa servidor, ¡y me largo con eyas á la Florida... CARLOS MIRANDA niDlIJO DE 5 ANCMA