Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
TRAJE PLEGADO Á LA GRIEGA. DE RASO COLOÜ ABANA Foí. ReuUinge de L o n c h a m p s h a p r o d u c i d o una impres i ó n extraordinaria la presencia de tres lindas jóvenes, empleadas como maniquíes psxa. lzxi. zar á la publicidad unas novísimas y a t r e v i d a s taikttes. Desde la entrada en el Peso se formó tras ellas una escolta de cerca de 200 personas, queno dejó de seguirlas de cerca n i un momento. Esta circ u n s t a n c i a contribuyó poderosamente á llamar la atención de todo el mundo sobre sus trajes, mientras quedaban inadvertidos otros del mismo género, y todavía era mayor llamativo para la curiosidad general el color brillante de su indumentaria, pues u n a de las jóvenes iba de blanco, otra de azul y otra d e Habana. Los más vivos y más varios c o m e n t a r i o s se hacían á su paso. ¡Es una infamia, una monstruosidad! -exclamaba una s e ñ o r a hablando con una amiga, escándalo! -replicaba ésta. -Van casi desnudas. En otro grupo de caballeros de cierta edad los comentarios eran completamente distintos. ¿Por qué extrañarse? -decía uno de ellos. No llevaba Mad. Tallien la túnica griega de gasa transparente? ¿Y madame Recanner? ¿Y Josefina de Beauharnais? Y por este estilo, en el Campo de Carreras, en el Peso, en la pelouse, sobre la pista, en el paddock y en las cuadras se mezclaban las censuras, laS! alabanzas y las protestas. La sensacional exhibición de las nuevas mer vcilkuses- como se las de-