Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
dejaba sobre el lienzo á los modelos vivos y decapitados. Su arte supremo era también uua suprema jüst cia. Todo lo que se escriba respecto á aquella época trágica no dará la sensación de la realidad ni el toque de resurrección de un solo cuadro suyo. Costumbres: personajes, damas, plebe, re 3- es, heroísmo popular, rebaja miento aristocrático y brutalidades francesas, toda aquella época de horrible decadencia, perturbada por la invasión, todo aquel pantano removido por la espada napoleónici, está cliraando en sus lienzos. ¿Y qué más hacemos ahora en Madrid que ver las joyas de la Exposición Histórica? Pues como estamos en primavera, hacemos mansa y resisnadaniente lo de ritual en todas las primaveras. Hay tauíb. én Exposición de ganados, pero no logrará todo su auge mientras estén las Cortes abiertas; así es que sólo he- de hablarte hoj de los es iectáculos primaverales ya conocidos y acreditados. Los jueves, conjo todas las primaveras, moda en el Circo. No encuentras una silla así la cambies por una acta. La compañía este año es excelente, pero aunque fuese detestable, los jueves se llenarla el Circo. ¿Por qué? Porque las señoras van con sombrero y escotadas, y en Madrid las señoras no pueden lucir conjuntamente el sombrero y el escote más que en el Circo los jueves. Los sombreros son como montañas, y algunos escotes, lo mismo. Otros apenas llegan á cerribatos, pero da risa ver que los sombreros empiezan sobre los escotes y k vantan sus plumas y sus lazos hasta la altura de la galería, J 31 rostro queda suprimido, aplastado entre el escote y el sombrero. De los números del pi- ograma te recomendaría, si pudieses verlo, una exhibición estatuaria muy artística y muy estética. Ning- án escultor de los que tienen obras en el Palacio de Cristal del Retiro ha debido pasar por el Circo. En el teatro de la Comedia hemos tenido también ejercicios acrobáticos con, música inglesa. No convencieron por completo á la gente. A mí sí me gustaron. Los actores producían la risa como se produce la respiración artificial á los ahogados: á fuerza de gimnasia. También tuvimos nuestro Concurso hípico, nuestras carreras de caballos, y claro está, nuestra romería de S U Isidro, pero en 11 más e. spsnt- osa óí. C idencia por lo que toca á inutrtos y heridos. ¿Qué a á ocurrir en San Isií r. ce pregur t iDan a gunos tínndos varones, con lo barato que anda el vino? Pues sucedió que no sucedió nada; dfcsdeciue los taberneros, merced á la clesgravación, io dan á poco precio y sin agua, ya nadie lo bebe. Un vicio para sostenerse tiene que ser caro. El vicio que no agobia ó arruma es casi una virtud modesta. Los que están biillaníísimos todas las taraes son el Retiro y la Castellana. Yo no sé de dónde salen tantos coches como se exhiben en aquellas ftrias de vanidades. lín Madiiü el capital triunfa sobre el trabajo; hasta sobre el trabajo que la Naturaleza nos impuso de mover los pies. Y con deI? (Ir cirte que ya se ven equipajes camino- de la estación del Noitf; qce ¡os sas. ¿ÜT tres y las modistas empiezan á estar, niano sobre mano porque han provisto á. todos. sus clientes de la ropa estival y que el calor es un contra Dios, porque a diferencia su j- a aprieta y ahoga, cierro esta carta, que, si no grandes novedades, llevará á tu apacible- y ameno rincón una ráfaga de esta atmósfera madrileña que liquida á ius mismos solidarios, los cuales parecían tan sólidos al arribar por vez primera dé Barcelona. Te abraza JOSÉ BE ROliRE. DIEIIJQS DE MHDINA VERA