Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
mESA REA UELTA cofriente no pasa si el selenio está en sombra. Desde que es iluminado por las bandas, la corriente laminosa, transformada en corriente eléctrica, pasa sobre el hilo. Este es el aparato transmisor. El de recepción se compone de un galvanómetro, que tiene por objeto traducir las vibraciones eléctricas que llegan por el hilo en desplazamientos mecánicos variables. Estas vibraciones mueven un espejito, que ocupa el centro del galvanómetro. Sobre él se refleja por instaiites un rayo luminoso, producido por la luz artificial de una lámpara. El espejo refleja el rayo luminoso sobre una gama de tonos que va del negro al blanco, vibraciones luminosas que son reproducidas sobre un cinematógrafo, semejantes á las que se encuentran en el aparato transmisor, y que un movimiento sincrónico pone en marcha. Eas parcelas de luz y de sombra se encuentran asi reproducidas; la trama se reconstituye, y la imagen, restablecida en conjunto, se proyecta sobre un bastidor. OCQMOCION TRADICIONAL E n esta é p o c a de automovilismo á ultranza, produce gran extrañeza ver en la capital dé Saionia en la actualidad las antiquísimas sillas de mano, pues las de Ig, corte sajona datan de hace muchos siglos. tardó mucho en podei servirse de la pierna como antes de la fractura. Estaba entonces al orden del día el agua de brea y sus virtudes medicinales, así es que la relación del doctor fué escuchada muy seriamente en una sesión de la Sociedad Real, y se dis utió con la mejor buena fe del mundo la curación prodigiosa. Para los unos era aquella un elocuentísimo testimonio del favor de la brea; para los otros, ó l a p i e r n a n o estaba realmente fracturada, ó la curación no había podido ser tan rápida como se decía. Tratábase de imprimir las opuestas opiniones para sobre ellas sostener mil aserciones contradictorias, cuando la Sociedad recibió una segunda carta del médico de provincia, dirigida al secretario. En mi última carta decía- -se me olvidó deciros que la pierna del marinero... era de madera. I A LECCIÓN DE CORTESÍA Un amigo del poeta in glés Swift le envió un magnífico pescado. El criado que le llevaba el presente había desempeñado varias comisiones iguales, sin que el poeta le hubiera dado nunca un céntimo de gratificación. Cansado de este proceder, dejó bruscamente el pescado encima de la mesa, y dijo: Esto os envía mi amo. Disponíase á marcharse en el acto, cuando Swift le detuvo, preguntándole: ¿Qué formas son esas? ¿Ko sabes. tu oficio? Ven acá y siéntate en esa silla, que voy á darte una lección de cortesía. Hízolo asi, y el poeta continuó: -Tú iras el dueño de esta casa, y yo el criado que te traía el regalo. Yo me adelanto respetuosamente, como ves, te presento el regalo y te digo: Señor, mi amo me encarga os suplique que os dignéis aceptar este pequeño obsequio. El criado entonces con gran solemnidad lecontestó: -Dile que le agradezco muchísimo su fina atención, y tú, buea mozo, toma tres francos de propina. CHISTES Y CARICATURAS Krt irampus I, ag sillas de la casa real que se ven en Dresde, tales como la que reproduce del natural la fotografía que publicamos, se emplean, sobre todo, para la conducción de altas personalidades á los teatros y á los bailes de la corte. En España salían también las sillas de mano en la comitiva palatina cuando los reyes visitabau- á pie los sagrarios el día de Jueves Santo, ceremonia que no se ha vuelto á celebrar oficialmente desde el reinado de D. Alfonso XII. Un caballero, á quien uu mendigo j o v e n y robusto pide limosna en la calle, se encara con él y le dice: ¿No le da á usted vergüenza mendigar, siendo fuerte, sano y joven? ¿No haría usted mucho mejor en dedicarse al trabajo? -Perdone usted, caballero. Me parece absurdo dejar lo cierto por lo dudoso. riLOSOFIA PRACTICA CIRCUNSTANCIA Habla el abogado: Se acusa á m i defendido de ATENUANTE haber injuriado gravemente al señor de Pérez por el hecho de haber dicho en público que era el idiota más grande de este siglo. No niego el hecho; pero no puedo reconocer esa gravedad. Fíjese el Jurado en que estamos en 1908, y que, por lo tanto, falta: in a el siglo noventa y dos años todavía. J ÉTODO EXPE- Un maestro de escuela, aficionadíR 1 MENTAL TM enseñanza práctica, cuando comenzaron á usarse los pneumáticos para las bicicletas, llevó la suya al colegio, y dijo á sus alumnos: -Ved esta gruesa banda que rodea la rueda. Es de caucho flexible, y, sin embargo, es dura y resistente. ¿Quién de vosotros me explica qué fuerza le da esta consistencia? Los muchachos examinan el instrumento, tratando de explicarse el fenómeno. -Tendrá algodón dentro- -dice uno de ellos. ANÉCDOTAS I A CURACIÓN MARAVILLOSA Molestado el doctor Hill contra la Sociedad Real de Londres que no le había recibido entre sus individuos, imaginó una venganza bastante original. Se dirigió al secretario de esta Academia, bajo el nombre supuesto de un médico de provincia, haciendo el relato de una curación hecha por él. Un marinero- -escribía- -se había roto una pierna. Encontrábame yo cerca por casualidad, y reuní las dos partes de la pierna rota, y después de haberlas sujetado fuertemente con una cuerda, -empapé estas extrañas ligaduras con tyea. El marinero, al cabo de muy poco tiempo, comenzó á sentir la eficacia del remedio y no