Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
c r o pg y que les toque uno en el sorteo. Ya tiene dispuesto el bebé que ha de constituir el premio gordo. Las madres, indignadas, pretenden que se ataca á la santidad de la familia americana, y están persuadidas de que lograrán que el Tribunal del distrito prohiba esta lotería humana... tan inhumana. 1 OS QUE COMEN PAN La costumbre de comer pan de trigo ha hecho progresos verdaderamente considerables en un transcurso de tiempo relativamente breve. En el año 1870 el célebre químico sir Wilham Crookes evaluaba en unos 370 millones el número de personas que consumían el trigo en forma de pan, y en la actualidad, según los cálculos más recientes, la cifra de los comedores de pan se eleva á 517 millones. L PEZ- CINTA Hace poco se ha pescado en Carry- le Rouet, en el Mediterráneo, un pez de una estructura realmente curiosa. Sus ojos, de color de nácar, tienen el tamaño de un duro, y sus pupilas, negras, miden un centímetro de largo por medio de ancho. Tiene el pez el aspecto de una cinta de plata, y á su contacto un polvillo plateado mancha los dedos. La longitud es de un metro y su peso se aproxima á los 500 gramos. f ERAMlCA ARTÍSTICA El retrato de S. M. el Rey, eje cutado por la Cerámica Artística Sevillana, cuya fotografía publicamos, acusa el grado de progreso que ha alcanzado en nuestra patria esta industria que puede competir dignamente con sus similares más acreditadas del extranjero. La obra, que MJ iwMiMHáñaMiBariMtffa mide 2,60 por 1,70 metros, ha sido ejecutada por el reputado artista D. Manuel Rodríguez y Pérez de Tudela, que en otros notables trabajos de pintura cerámica tiene conquistado justo renombre. Nuestro elogio debe extenderse también á la fábrica trianera de los Sres. J. Mensaque, de cuyos talleres y hornos ha salido ésta y tantas otras obras notables. CANTARES I L U S T R A D O S Las penillas que yo tengo son lo mismo aue las olas, que apenas una se rompe cuando me amenaza otra. JW- I. f i n lií? RBTRATO DE S. M. EL REY EN CEBAMICA Fot. García y Fernández La niña que á mí me quiera ha de ser con condición que al hacerla yo una. seña ha de salir al balcón.