Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
i, Ti ft nc í 2 Nf LA PRAi) j- rv guárdeme usté papeletas. ¿L, e son á usté igual de empeño? Porque las tengo á docenas. ¡Vamos, madre! -Calla, hija; Justo es que el señor lo sepa, no se figure que trata con dos diznas herederas del príncipe Kuski. -Vamos, si hoy el mortal que no empeña no tie sus cinco cabales; á mí mismo no me queda por empeñar, hoy en día, más que mi palabra, reina, y la empeño ahora mesmito pa dir con usté á la iglesia. C u i d a o con los baches. ¡Míalas! y eso se dice y se prueba. ¿lis usté por casual músico? -Soy chufler. ¡Qué miedo, Pepa! pa mi que hay hule. -Usté sueña. ¿Y adonde tie usté el garage? -En la Ronda de Valencia. ¿Y se ha traío usté el vedículo por casual á la pradera? -Ahí le tengo pa las damas. -Le da mucho miedo á ésta. ¿No le place á usté lo nuevo? -A mí me place la esencia; yo vengo á la romería, porque soy muy madrileña, á comerme un par de tontas, á ver á la tía Javiera, á subir en el Tío- Vivo y dar en él unas vueltas; á bailarme dos chotises, á beber el agua fresca del Santo, á entrar en la ermita pa recordar otras épocas, á enseñar á este retoño lo clásico de mi tierra á volver pa los Madriíes recostá en una mañuela, con un pito así de grande de flores, y así de hueca, con el pañolón caído y la cara mu risueña, pa que digan por mi barrio; ¡Ole las mujeres viejas derrochando la alegría que les falta á las mozuelas! Qué vamos á hacerle, pollo chufler, tenga usté paciencia; m atufa la gasolina y m atonta la trompeta; cuando á ésta le salga novio, le quiero á la calesera, de esos que vienen al Santo como aquellos de mi época, con dos jacas andaluzas adornas con madroñeras y ruidos de cascabeles, t! ue es lo que anima la fiesta. ANTONIO CASERO DIDUjl DE irjnnTAS