Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ANO XVII) REVISTA ILUSTRADA f NUM. 880 M A D R I D i6 DE MAYO DE 1908 VISITA AL SANTO (Enriquey Paz en mañuela por la carrera de San Isidro. Enrique. -Ya estamos llegando á la pradera. Mira qué barullo. Paz. -Sí, sí; entre el polvo se percibe mucha animación. El cochero. -Ttro esto no es la pradera. Paz. ¿Cómo que no es la pradera? El cochero. -No, señorita, no es la pradera; ¡qué ha de ser! Enrique. ¿Entonces dónde nos ha traído usted? El cochero. -Bueno, como ser la pradera, sí que lo es; pero no es aquella pradera de hace treinta años. Enrique. ¡Ah, ya! El íof ra. -Entonces sí que estaba esto para tina alegría. Ahora ni siquiera se estrena la Casa de Socorro. Muchos pitos y poco humor. Paz. -No me parece á mí... El cochero. -Es que usted, señorita, no la conoció entonces. Yo puedo hablar, porque, como aquel que dice, aquí nací yo un día de San Isidro. Enrique. ¡Hombre! El cochero. -Sí, señor; y, como aquel qu dice, as uí me casé y aquí nacieron todos mis hijos. Enrique. ¿T nía usted un puesto? El cochero. -Qué puesto, señorito; que vine tal día como hoy con una jaca muy loca. Nadie podía con