Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
RENGLONES CORTOS CHICO... EN GRANDE Yo, de todo corazón, creo en el espiritismo, porque un chico... de limón me ha referido, á mí mismo, su primer encarnación. Y porque quede memoria de ese verídico caso, de certidumbre notoria, voy á repetir su historia; habla el chico- -desde el vaso: -Según una tía mía, yo nací al rayar el día; pero nací sin querer, sin pedirlo y sin tener noticia de que nacía. No hubo quien no gritara: ¡Qué cara tiene tan rara! Y era... mi aspecto iracundo, porque me escamé del mundo y le puse mala cara. Para mitigar el hambre, no es menester gran vajilla. Era chupar mi manía, y en mis instintos hambrientos de tal modo me nutría, que tuve catorce asienlos, ¡poco menos que un iranvía Un día sentí alaridos turbar la paz de mi cuna. Aquellos tristes quejidos eran de mis distinguidos compañeros de vacuna. Me fueron inoculadas as viruelas espantosas, merced á cinco estocadas, i) o sé si bien señaladas; pero... todas... dolorosos. Si el rubor es lo encendido del cutis, yo considero lo ruboroso que he sido. ¡Oh sarampión! Yo he tenido un rubor de cuerpo eníeiv. ¡Tuve un diente! ¡Qué alegría para la familia mía! No sabían con qué apuro para sacármelo un día tendrían que dar un duro. Cuando fueres á casa ajena, llama de fuera. JSIo lograban que rompiera á charlar mi propia madre, ni el ama ni la niñera. jYo no era un chico! Era un i. cartujo con chichonera. Al fin me venció el tesón del ama, qtíe era muy guapa, y rompí de sopetón, y solté mi primer j ó! íí 2 r. ¡I, uego he dicho una porción! Decían, porque luciera delante de los vecinos: Haz un pino, ¡uno siquiera! Pero yo para los pinos tenía mala madera. DICHOS Y HECHOS fama muy bieií sentada U de no pagar un céntimo al sastre, y éste, que es un hombre de excelente corazón, siente una pena tan grande cuando tiene que despedir á un dependiente, que no atreviéndose á decírselo claro, adopta el siguiente recurso: Coge una de las facturas pendientes y se la entrega, diciéndole: ¡Vas á ir á casa del señor de X á cobrar esta cuenta, y no vuelvas hasta que traigas el dinero! N S A S T R E SENSIBLE El señor de X tiene su