Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ái EL En el decoroso encierro de una tranquila inorada, juntos un gato 3 un perro vivían sin hacer nada. Jamás el gato salía de un dulce ensueño profundo; pues por no haber, ni aun habííi medio ratón en su mundo; y como. para lucirse nunca halló el perro ocasión, ladraba por no aburrirse, mas no por obligación. Y así á los dulces destellos de santa tranquilidad, estaban- ¡felices ellos! -en p rpetua ociosidad. PERRO Y FÁBULA EL GATO Del amo la voz aiii- ga puso á sus rencores tasa, diciendo: ¡Como esto siga, voy á echaros de mi casa! Por miedo á que la sentencia se cumpliese, al poco rato, lamentando su imprudencia, transigieron perro y gato; y ni uno ni otro se afligen por el ocio del vecino; comen los dos y transigen con la igualdad del destino... ¡Bien hecho; pero muy bien! Así se logra vivir, pues ya, dijo no sé quién: C vbern ir es transigir. GIL PARRADO DJDUJOa DE líI GlDOH Pero turbó su reposo la ironía del Destino... ¡Bien pronto estuvo celoso cada cual de su vecino! ¡Cómo á tu casta rebajas- -dijo el minino imprudente, comes, pero no trabajas; eres un perro indecente! ¡Se necesita cinismo para decir lo que escucho! ¿Pues qué... ¿No haces tú lo mismo? -ladró desdeñoso el chucho. Después el tono elevaron y los estribos perdieron y luego que se insultaron a iibos á dos se an- redieron...