Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
drito que reproducimos con el número 554 y que es también u n efecto... d é l a metralla (núm 154) Dicen que este lienzo es de Domingo. El que es de domingo es el trajecito que luce un señor retratado á la derecha de este cuadro d é l a batalla. Pero corramos una cortina verde y pasemos á la sala inmediata SALA 2. -1 (Serie B) -Esta es la sala de las desdichas. Un tríptico titulado Esta noclie es Nochebuena, nos da frío. Verdad es que la calle está cubierta de nieve. La escena es terrible: una familia desahuciada por el casero y por los médicos, ve pasar en torno de sí gentes alegres. Es un cuadro doloroso, tan doloroso, que de contemplarlo desde la pared de enfrente, se ha vuelto loco el señor marcado en el catálogo con el número 125. Y no es la del loco la única desgracia. En aquella misma sala se verifica una emigración en un transatlántico, y en el mismo testero y un poco más arriba, un pintor degollado parece mirar al cielo en espantosa mueca. A la izquierda y al final de este salón, unos gigantes nos asustan. Son, según reza el título, contrabandistas portugueses. Estos vecinos nuestros siempre tan finchados. ¡Cuidado si son, grandes! Si se caen sobre aquel pueblecillo queha -á s u s pies, le aplastan. En la salita pequeña de esta sala debéis entrar y ver el retrato núm. 77, que debiera úXvX axs, Juanita y su perro ó la hija de Felipe IV. SALA 3. a (Serie B) ¡La sala negra! A la derechf; un torero NÚMERO 9 4 3 que por lo obscuro debe ser el Carbonerito. En el frente, una PALACIO DE CRIS 969 capilla pintada con betún neTAL. SECCIÓN DE gro y cera, y titulada La España ESCULTURA negra. A la izquierda, un crepúsculo en el Mar Negro; y por toda la sala gitanos de faz aceitunada. ¡CualDa gusto entrar en quiera se deja echar la buenaventura en un local tan este palacio. ¡Qué fúnebre! simpática luz! ¡Qué Nosotros opinamos que ni la España es tan negra fuenten murmuradocomo nos la pinta el Greco Chico en el cuadro núm. 374, ras! ¡Qué murmura del que damos aquí una ciones á proposite exacta reproducción, ni ha 3 del fallo del Jurado! derecho á llamarse genio reY... ¡qué malitas volucionario por descubrir -s o n t o d a s l a s nos miserias repugnantes. obras expuestas! Lo feo no es jamás objeto de En este gran arte. Para hacer las flores del KUMERO l O I J fanal, guardador mal es precisa la pluma de de tanta joya BeBaudelaire ó el pincel de un nicia, apenas si se ven otros motivos escultóricos que nipintor que aún- ño ha naciños y pescadores. Hasta 55 nenes, siete pescadores y Ao... Y atravesando el Salón una pescadora contamos en nuestra peregrinación. Y Central, donde se ven aguasno sólo vimos niños y pescadores, sino también niños pesfuertes, acuarelas, dibujos, cados en sus propias redes (contémplese el grupo núm. 696) varios Grecos, algunos moMuchas son las obras cómicas que se ven en este paros, seis burros y cinco valacio. Ahí tienen ustedes, si acaso lo dudan, el núm. 943. cas, salimos del edificio de ¿No es esto La carne flaca? ladrillo en busca de nuevas Un busto de mujer, titulado En la platea, no puede emociones. estar más propio. La señora, el vestido, el abanico, los gemelos, todo platea. Blay presenta dos bonitos grupos. En el de la izquierda, entrando, verán ustedes retratado el procedimiento de que se valían las antiguas esposas para conseguir que 1 sus maridos no saliesen de casa. Como muestra de esculturas graciosas, contemplen NÚMERO q 6 S u s t e d e s el Convicto y confeso (núm. 1.022) q u e á n o s o t r o s n o s p a r e c i ó m á s b i e n humillaoy receloso. V e a n u s t e d e s el f: V h o m b r e del saco, núm. 966, y el busto señalado con el número 971. En este busto un angelito ofrece á un pintor sin brazos un pincel. ¡Buenos apuros va á pasar el artista para aceptar el ofrecimiento! Vean ustedes, en fin, otras mil cosas agradables, 3 procuren salir sin mirar el grupo Patria. ¡Pobre patria mía, qué desdichas se te vienen encima! Y esto se acabó. La Exposición en general es bastante mala, y esto es lo único que decimos en serio, Nosotros seguiremos en días sucesivos visitando ambos palacios y de cuando en cuando visitaremos á Pita, al comisario Pita, alma de la Exposicióny hombre cada vez más necesario (x) No lo duden ustedes. Si las Exposiciones futuras van á ser como la presente, cuanta más cantidad de Pita, mejor que mejor. Y abur, queridos lí ictores. El Ticiano os acompañe. TÍUMERO 9 7 J LUIS DE TAPIA ninií 03 DE CAr. c: i