Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
cieron pensar en aquel cuento de los zapateros: IJstablecióse uno de ellos en cierta calle, y tituló su tienda La mejor zapatería de España- Otro industrial envidioso abrió á muy pocos pasos otra zapatería, titulada La mejor de Europa. Un tercer maestro de obra prima inauguró en la acera de enfrente La mejor zapatería del mundo. Y, no sabiendo ya cómo titular su comercio, un cuarto zapatero, que en la misma vía se estableció, p u s o c o n grandes letras en la muestra: La mejor zapatería de esta calle. ¿Que por qué r e c o r d a m o s el chascarrillo... Porque estando en esta sala los más hábiles pintores del Certamen, el autor de los paisajes citados es el mejor zapatero del salón. Y el que calza á los demás compañe. ros. No saldremos de esta sala sin decir adiós á unos niños de yeso, que, junto á un horno de cal, contemplan la rotura de una patita del perro NÚMERO 5- 4 de la casa. SALA 3. Í (Serie yl -Casi en su totalidad esta ocupada esta estancia por un proyecto de isla (núm. 518) dotada de toda clase de edificaciones, isla que sin NÚMERO 1 2 5 duda piensa el autor ofrecer á S. M. el Rey, siguiendo la moda actual. La isla está allí en su verdadero tamaño (quizá un poco mayor que el natural) y tan sól falta ir á habitarla. Como ustedes verán por el adjunto apunte, el pintor presenta su cuadro en forma de tríptico. Con la misma razón pudiera haberlo presentado en díptico ó no haberlo presentado. Esto de echará los lienzos unas varillas de madera por cualquier parte para convertirlos en trípticos, es costumbre muy cómoda y muy frecuentemente empleada. En el espacio que deja libre este enorme cuadro, y vis á vis de él, hemos descubierto una guapa moza, llamada Rosa, que nos ha enamorado con su poética expresión. Cuando una niña casadera es tan bonita, debe colocarse en seguida y colocarse bten ¿me entienden los señores del Jurado? Más que los niños de yeso nos gustan las paletas de carne y hueso y... su poquito de espíritu. Otros paletos hay por allí más secos de color que no valen lo que ella, y dicho esto, pasemos al otro lado, bajemos hasta la puerta de entrada y penetremos en la SALA i. a (Serie B) En esta sala toaos son efectos. Efecto de paz en una aldea, que no luce lo que debiera efecto, desu mala coloca -ción. Ejecto de sol poniente en el mar. Este efectito le hemos visto en cuarenta Exposiciones seguidas. Donde no le hemos visto nnnca ha sido en el natural. Al lado de este i n m e n s o cuadro hay otro también de efecto í íío enunaera. En el testero que da f r e n t e á la entrada, hay un efecto de luna, y ya casi á la saliNUMERO 7 7 da se ve el cuaNÚM- RO 37 0 J,