Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CECILIO P Í A CREPÚSCULO GONZALO B I L B I O RETRATO DE L, B usual y corriente. ¿Vamos á inaugurar una moda artística de pintura de recetas y mañas en que hasta ahora sólo habían incurrido los falsificadores de antigüedades para fines industriales, á nombre del gran arte? Aparte de esta impresión, que nuestra sinceridad nos obliga á manifestar, no hemos de negar que en la actual Exposición hay obras estimables que hemos apreciado en nuestra visita á sus salas y de la que hacemos rápida relación. En la sala primera vimos unos paisajes sinceros de Beruete y de Borrel, unas frutas muy acertadas de Poy Dalrnau, retratos femeninos de Pedro Sáenz, cuadros de Garnelo, obras en que demuestran notable ade- i t -1 K. VERDUGO LANDi: RESTOS DE UN NAUFRAGIO í í V- Jj He- i! i M GARCÍA R O D R Í G U E Z TARDE DE FEBRERO lanto los hermanos Zubiaurre; una gitana de Carlos Vázquez, un jardín de Fillol y obras muy personales de Pinazo. En la sala segunda, una nota de Roma, por Bermejo; unos hermosos paisajes, por su sentimiento y su factura, de Rusiñol, que consolidan su personal maestría; retratos, por Gonzalo Bilbao; paisajes andaluces, de García y Rodríguez; la discutida Musa itanuy Romero de Torres; un grupo de gitanos muy sincero, de concienzudo estudio, de Rodríguez Acosta; un tríptico simbólico, muy luminoso, de Chicharro, kí- V i- j E- E U R Q U I O L A RETRATO SRTA. L R. J. MARTÍNEZ A B A D E S COSTA ASTURIANA