Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
íé j DEJANDO EL OASIS FAI! A SEGUIR LA RUTA dor de la cual se reparten cierto número de depresiones arenosas. Alrededor de la zona de las mesetas se extienden las dumas ó Erg, agitados mares de arena que preseni- an la apariencia del oleaje. Apenas hay en aquella sequedad alguna rara vegetación al pie de la cual suelen hallarse algunos manantiales de aguas salobres. En invierno es un centro de altas presiones, y en verano los vientos de los mares del Norte y del Sur se caldean en vez de condensarse. Ea lluvia es excepcional y sólo en los casos de tempestad. El resto del año el cielo está despejado, la radiación nocturna intensa, y las diferencias de temperatura entre el día y la noche muy considerables. Un millón de habitantes próximamente viven en este ingrato suelo. Entre las vías principales por ellas recorridas, es digna de especial mención la de las caravanas del Udal, que por Kebabo y el oasis de Dialo va á parar al puerto de Ben iazí f v- i- r. í. 5 ¿5 í re- i, t í Z UN CASIS EN EL DESIERTO