Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ay co ANO XVlll MADRID, 25 DE ABRIL DE 1508 é PO NUM. 886 m. iERTA tarde de invierno, al propio tiempo que el sol asomaba tímidamente por entre dos desgarrados nubarrones, como para cerciorarse de si los madrileños no estábamos aún convertidos en sorbete i por culpa do la frialdad del viento sutil que el Guadarrama nevado sopla sin tregua ni descanso sobre la coronada villa, penetraba un automóvil en el jardín de uno de los palacios más lujosas del Paseo de la Castellana y, después de que helado á mí ruidoso y como impaciente bordear la alamedanuevo rodea el estanque, puerta del la sazón, deteníase por emprender de su carrera, ante la hotel. Del interior del coche salió un hombrecillo, que, apoyándose en el brazo que un criado le ofrecía, con vacilante paso salvó los cinco escalones que alzaban el piso bajo de la casa sobre el nivel del jardín. Quitaron de sns hombros el abrigo de pieles en que se envolvía, deió el sombrero y entróse en la habitación e ¡o s DA PAÑUELO.