Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
AÑO XVI 11 M A D R I D II D E ABRIL DE 1908 N Ú M 884 4 í UN VIENTEGILLO CUENTO A anciana temblaba en la fría soledad de la estancia; temblaba de un frío que sentía én las entrañas, ¡en aquellas entrañas pródigas, hoguera á cuyo amor se. habían cobijado de las inclemencias de la vida muchos seres de su carne! y trajinaba azorada, trémula, girando en torno sus ojos, medrosos y angustiados... Y sin embargo, nada es milagro en amor si la que ama es una madre; la anciana había sabido sobreponerse al frío pavor de sus presentimientos, dando serenidad previsora á su pobre espíritu, conturbado bajo la siniestra amenaza de un obscuro peligro en acecho; había sabido arbitrarse recursos- -que no le ofrecía su casuca misérrima, más bien madriguera que hogar- -para proporcionar á su hijo algo que pudiera servirle, sin cansar demasiado sus espaldas, en el largo viaje que iba á emprender aquella misma noche. Porque él- -único amparo y amor postrero de su vida omo el último renuevo que da savia y sostén á un O