Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MESARLVUELTA segunda de ocho por hora. El propulsor requiere más seria explicación. Se compone de una rueda de dos llantas unidas por raquetas montadas sobre el mismo eje á una distancia de 28 centímetros una de otra. Cada una de estas llantas dar que á bordo de la Discovery se llevaban 32 perros, de los cuales, al final de la exploración, sólo cuatro volvieron, inutilizándose todos los demás. El Dr. Charcot llevará en su expedición tres trineos automóviles, y se halla complacidísimo del resultado que han dado sus aparatos en éste que pudiéramos llamar ensayo general. El comandante Scott y sus colaboradores que antes hemos nombrado, ensayarán también sus trineos con paletas mecánicas, motor de Dion- Boutou de ocho caballos y 900 kilos, y el teniente Barnes un trineo con ruedas dentadas de madera, motor Boucher, de 10 caballos y 80 D kilos de peso. ANÉCDOTAS I o s DOS PUMAS Alejandro Dumas, hijo, en ¡los comienzos de su carrera de autoi dramático estaba más rico de ilusiones que de dinero. Hallábase su padre entonces en el apogeo de su gloria; sus novelas le. producían sumas enormes, pero él gastaba como un Nabab y á menudo se encontraba sin un céntimo. En 1851, antes de La Dama de las camelias- paseando por el bulevar, encontró Dumas hijo al célebre crítico Florentino, á quien invitó á almorzar. Dirigíanse al restaurant Brebant, cuando Dumas dije al crítico: ¿Lleváis dinero? Piorentino respondió negativamente. -Lo preguntaba- -le dijo Dumas- -porque nó traigo más que diez francos, y es poco para un almuerzo fino. -Seremos frugales... -No, no; tengo una idea. Mi padre vive á dos pasos de aquí, y voy á darle un pequeño sablazo. Esperadme delante de este quiosco, que en seguida vuelvo. Al cabo de cinco minutos volvió, en efecto, Dumas. ¿Que tal resultado? -le preguntó Florentino al verle, y Dumas le contestó con tristeza; ¡Contraproducente! Ya no tengo más que cinco francos... PALABRA DE HONOR Paseando una noche por las fortificaciones d e P a r í s el vizconde de Turena, cayó en manos de una banda de ladrones que cercaron y detuvieron su carruaje. Por conservar una sortija que tenía en mucha estima, les ofreció bajo su palabra darles cien luises de oro, valor superior al de la alhaja, y los ladrones se la dejaron. Al día siguiente, uno de ellos se atrevió á ir á casa del vizconde, y en medio de una gran concurrencia le dijo al oído que venía á que le entregase lo prometido. El vizconde le hizo dar el dinero, y antes de contar la aventura dejó al ladrón tiempo suficiente para alejarse. -Las promesas- -decía luego á sus amigos- -deben ser inviolables, y iin hombre honrado no puede faltar á su palabra aunque la haya dado á un bribón. DE DOS CABEZAS En tiempo de Estanislao Poniatow. sky, último rey de Polonia, estalló una coaspiración contra el Trono. Un príncipe polaco, jefs de los rebeldes, no splo se atrevió á poner á precio la cabeza del Rey, ofreciendo por ella 20.000 florines, sino que se lo participó al mismo Rey en una carta insolente. Estanislao le contestó: He recibido y leído vuestra carta. Mucho me complace que mi cabeza valga todavía algo para vos; pues yo puedo aseguraros que no doy por la vuestra ni un maravedí. I U E N T A REDONDA El famoso músico Gluck, pa sando un día por la calle de Saint- Honoré, de París, rompió sin querer u n cristal de AUTOMÓVIL DEL COMANDANTE SCOTT va provista de unas garras especie de paletas, destinadas á morder la nieve y el hielo. I a rueda propulsiva está articulada de manera que pueden seguir exactamente las sinuosidades del terreno, y un dispositivo especial limita su descenso. Ayudado por varios soldados alpinos y por el mecánico Pelissier, el trineo atxtomóvil del Dr. Charcot ha practicado notables ensayos. ÉLa conservado una gran estabilidad á pesar de lo accidentado de la pista, y ha subido y bajado las lomas conservando siempre su marcha de cerca de ocho kilómetros por hora. Esta velocidad es más que suficiente para caminar sobre el hielo, porque- hay que temer las grietas traidoras y se debe poder detener el trineo con gran rapidez. Una de las mayores ventajas que los trineos automó- Ei: P ECIO AUTOMOVIL DEL TENIENTE BARNÉS viles tienen sobre los arrastrados por perros, consiste en la facilidad de transportar víveres, municiones y aparatos. Fára ciarse mejor cueuta de esta ventaja, basta recor-