Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ílVn -s Jfr ¿m 1 PERSONAJES ESTRAFALARIOS EL P O E T A l 7 de Julio de 1765 circuló por Córdoba la I noticia de un funesto accidente ocurrido en el río á u n extranjero recién llegado á la ciudad I de los Califas. Era u n francés, que, sofocado por el calor excesivo é irresistible de aquellos días en que el sol andaluz lanzaba sus rayos abrasadores como continuos chorros inagotables de plomo derretido y en que el aire parecía formado por átomos de fuego, había cometido la temeraria imprudencia de buscar consuelo y frescura en las aguas del Guadalquivir, tomando un baño poco después de haberse levantado de la mesa. Caro le costó el momentáneo goce de aquella frescura y de aquel consuelo. Cortósele la digestión, sintióse enfermo, y cuando procuraba salir á tierra, lo trastornó un vahído, que, haciéndolo caer pesadamente bajo el agua, ocasionó su muerte, sin dar tiempo á que llegaran á socorrerlo los escasos testigos, que apenas lo tuvieron para darse cuenta de lo que le ocurría. Cuando extrajeron su cuerpo del río, era ya cadáver, y, al procurar su identificación, se supo que el infeliz ahogado era u n poeta cómico de Francia que se llamaba Enrique Poinsinet. Pocos meses antes había llegado á España con u n a compañía de comediantes y cantores franceses é italianos, y decíase que había estado en Madrid con la pretensión de que Carlos III, que había despedido al íamoso Farinelli, omnipotente en el anterior reinado lo nombrara director de los teatros reales. Aquel monarca, que no tenía las exageradas aficiones filarmónicas de su padre y de su hermano no satisfizo sus deseos ni dio sucesor á Farinelli, y apenas alguna que otra vez, en ocasiones señaladas, había tenido fiestas teatrales en el coliseo del Buen Retiro Cerrado á la sazón el teatro de los Canos del Peral que hasta algunos años despuésno fué de nuevo habilitado para las representaciones líricas, y consa- POINSINET grados los del Príncipe y la Cruz á las obras del teatro español, pues si alguna vez en ellos se cantaban óperas, eran también ejecutadas por los cómicos españoles, Poinsinet vio fallidas sus esperanzas pero no quiso volver á su tierra sin visitar antes algunas poblaaones de España, y en particular de Andalucía Fue aquel escritor uno de los innumerables autores que han llevado á la escena episodios del Quijote y en su copioso repertorio tiene u n a obra que él llamaba española y que fué impresa en París en 1762 SANCHO PANCA DANS SON ISLK, opera boujfon en un ade- con música del célebre Francisco Andrés Damián, conocido oxFilidor. L a obra fué estrenada por los comediantes italianos ordinarios del Rey en Fontamebleau, el miércoles 20 de Octubre de 1762 seo- úu el ejemplar, en el mismo año impreso, que Rius cita en su Bibliografía cervantina pero en la edición que yo poseo, hecha en Aviñón en 1768, se lee: RepreseJttee poztr la premiere fois par les Comáliens Itens Ordíuairesdu Roi, le 8 Jnillet 1 62. Ita- Precisamente el mismo día y el mismo mes que tres años más tarde, el cuerpo del desdichado poeta recibía sepultura en tierra española. II Cuando en París tuvieron noticias de su muerte los amigos de Poinsinet, aunque lamentando srr trágico fin, amenizaron s u necrología con recuerdos de sus risibles extravagancias, de sus grotescas inocentadas y de las burlas de que era constante victima por su extraño carácter, mezcla de vanidad petulante y de candor infantil, más propios de u n poetrasto como nuestro famoso Rabadán, que deu n autor cómico de ingenio y de gracejo hábilmente demostrado en algunas piezas aplaudidas. Juan Monet, que fué director de la Opera Cómica de París durante muchos años, á continuación de sus Memorias, que publicó en 1772, dedicó nada menos.