Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
c MESA RLVUCLTA PENSAMIENTOS El hambre mira á la puerta del hombre laborioso, pero no se atreve á entrar. FRANKIVIN. El perfecto valor consiste en hacer sin testigos lo que sería uno capaz de hacer delante de todo el mundo. L A ROCHEFOUCAUIÍD. La modestia es para el mérito lo que las sombras á las figuras: le da vigor y relieve. L A BRUYÉRE. Quiero mejor salvar un ciudadano que matar mil enemigos. ANTONINO PÍO. El mejor medio para agradecer un beneficio es no olvidarlo nunca. J. I. BARTHE; I.I! MY. El hijo que oculta sus faltas á su padre es un enfermo que oculta su enfermedad al níédico. Tiempo madura, afirma y depura. STAHI. CONOCIMIENTOS ÚTILES I M P I E Z A DE LOS Cuando los trajes de caucho IMPERMEABLES se salpican de barro, conserv a n siempre unas manchas blancuzcas, aun después de frotarse con un cepillo impregnado de agua jabonosa. Para hacerlas desaparecer debe lavarse la tela, en los sitios manchados, con agua fuertemente avinagrada. ARA DEVOLVER SU Generalmente basta frotar los objetos de oro y plata BRILLO A LAS JOYAS que han perdido su brillo con una piel muy suave ó con un guante viejo para que se pongan bien brillantes. En el caso de que por este sencillo medio no se consiga, se deben sumergir dichos objetos en agua de jabón ó en espíritu de vino. lyimpios de esta manera, se ponen á secar entre serrín de madera, que absorbe su humedad, y se les pasa, por último, una piel muy fina. piEPARAClON DE LOS s pipas, boquillas y otros OBJETOS DE ÁMBAR objetos de á m b a r q u e con tanta facilidad suelen romperse, píxfeden ser restaurados por uno mismo con gran facilidad por medio de la preparación siguiente: Póngase en agua un poco de potasa cáustica de manera que resulte una solución bastante concentrada. Mojad un pedacito de madera en este líquido y humedecer con él los trozos que han de pegarse. Apliqúense bien exactamente estos trozos, y sosteniéndolos muy bien pata que no se muevan, téngaselos encima de una estufa. Poco tiempo después, el objeto resulta pegado, y si el trabajo se ha practicado con limpieza, queda la soldadura invisible. Debemos advertir que si el objeto compuesto ha de llevarse á la boca, como cuando se trata de boquillas, es preciso tomarse el trabajo de lavarlo y secarlo varias veces para eliminar por completo la potasa. I I M P I E Z A DEL COBRE Para la l i m p i e z a de las lámparas de cobre no es necesario usar siempre las pastas especiales del comercio. Basta general mente lavarlas con jabón moreno, con ayuda de un cepillo bastante suave. Después de bien secas se las frota con un paño, bien seco también, para dejarlas brillantes. RENGLONES CORTOS LOS CHIQUILLOS DE CARDONA ¿Que no los conoces? ¡Ah! Pues no mereces perdón, porque te advierto que son más listos que su papái Que criaturas tan saladas! Por si acaso lo dudases, oye tres ó cuatro frases de las que tengo apuntadas. ¿Tú qué carrera has pensado para cuando seas mayor? -Pues yo quiero ser soldado. ¿Ser soldado? -Sí, señor. ¿Y no temes tú que al ir á la guerra á pelear puedes en ella morir? ¿Morir... ¿Quién me va á matar? -El enemigo. -Eso no. ¿Que no? ¡Como t e lo digo! -No me mata, porque j o seré siempre el enemigo. DlÁI, OGO DE I, AS MAYORES ¿Sabes que papá está malo? ¿De verdad? -Vuelve á quejarse de los dolores del bazo. -jAy, qué alegría! ¿Te alegras? ¡P u e s no he de alegrarme! ¡Claro! ¿No ves que así volveremos á ir en Agosto á los baños... ¿Qué edad tienes? -le pregunta Paquito á su prima Amparo. -Seis y medio. ¡Las mujeres siempre quitándose años! La otra tarde, el buen señor llevó á todos sus muchachos