Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
c mESARLVVJCLTA al trabajador vivir en habitaciones miserables y malsanas, son varias las entidades que vienen estudiando su remedio con mayor ó menor fortuna si con propósito siempre noble y digno de alabanza. Entre ellas, nos parece muy acertada y viable la idea grupo de cuatro casas para obreros, de 84 metros cuadrados de superficie cada una, que contienen una sala, un comedor, tres alcobas, cocina y retrete, con un pequeño jardín delante, de 10 metros de fachada por seis metros de fondo, cerrado por muros de ladrillo en medianería y con verja y puerta de hierro en su facha la á la calle. Detrás de la casa queda además un terreno destinado a corral. La disposición higiénica de este género de construcciones, sus comodidades relativas, el jardín y el corral, que despiertan en el trabajador las aficiones al cultivo de las plantas y á la cría de animales, todo esto, que hace más sana y más agradable su vida, nos parece excelente. La forma de convertir al obrero en propietario nos resulta tan ingeniosa como digna. Se constituye una sociedad de obreros que suscriben 5.000 cuotas de á peseta, que es el valor de cada finca, y entre ellos se sortea. El socio favorecido por la suerte se encuentra dueño de la casa; -pero quedan obligados él y sus descendientes á pagar las 4.999 pesetas restantes en cincuenta años, á razón de 8,35 pesetas al mes, que se destinan á devolver sus cuotas á los demás socios. En virtud de esta combinación, el agraciado en cada sorteo adquiere la casa pagando mensualmente menos de la tercera parte, de lo que importaría su alquiler, y no abona intereses algunos por el capital que debe. Los que toman parte en el sorteo, si no salen premiados, no pierden sus cuotas, como sucede en las demás rifas y loterías. cD p 1 sai D s ALZADO MMIM v 47 MURO A LA CALLE CHISTES Y CARICATURAS C L CREPITO- ¿Duerme usted siempre junto á su caja de caudales? -preguntaba a un banquero uno de sus íntimos. -Siempre; porque si llegaran á abrirla, sería mi completa tuina. -Según eso, tiene usted en ella toda su fortuna. -No, señor; porque se enterarían de que no tengo una peseta. p N T R E E S T U D I A N T E S- -Chico, ¿cómotematricu las otra vez este año en Derecho canónico? -Porque he estado tan bien en el examen, que me lo han hecho repetir. está práctica en la Ciudad Lineal, el vamos á dar 3 ueaseque La llevando á lacuenta brevemente á nuestros lectores. Compañía Madrileña de Urbanización ha empezado á construir en la barriada de Canillejas un UNA MADRE SEVERA- Mamá, llévame contigo al entierro. -No puede ser, hija mía; anoche estuviste en el teatro, y á tu edad no se debe abusar de las diversiones.