Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
jcrpc MESA REVUELTA actualidad en la misma época hielo de varios pies ele espesor, y están cubiertas de nieve de Enero á Diciembre. Las zonas glaciales extienden su área progresivamente. Los sabios afirman que dentro de algunos, siglos (lo cual es bastante tranquilizador para los hombres de hoy, de mañana y aun de pasado) la tierra habitable habrá disminuido considerablemente de superficie. La población de los Estados Unidos deberá buscar entonces un refugio en la América del Sur. Otras mudanzas serán igualmetjte necesarias, según los cálculos científicos más serios. Ño pueden quejarse de que la ciencia no les advierte con anticipación del desahucio. pléndida villa de Beldosso. Pertenecía ia hiena á otro cazador apasionado, el Sr. Guzzetti, que la tenía prisionera en una jaula en el jardín de su villa en el camino de Monza. Según fueron creciendo los animalitos fueron volviéndose turbulentos, y la leona lanzaba día y noche rugidos formidables, que llenaban de terror á los habitantes de la pacífica región. La hiena, llamada Marfei, causaba la preocupación de su dueño y de los vecinos. En vista de esto se decidió raatar dichas fieras de un modo insólito: en una cacería á la africana. i I JiSKii v! I 1 I i 3 CHISTES Y CARICATURAS? NTRE NOVIOS- ¿Cónjote las has compuesto, Jorge, Eí para que papá acepte tu petición? -Le he hablado de un pariente muy rico que dentro de poco me será muy útil. ¿Pero no me habías dicho que no tenías ningún pariente? -Y era verdad, pero como tú comprendes, después de nuestro matrimonio tendré uno muy rico, tu propio padre. PANDERA NEGRA Un cañonero guardacostas al re correr la bahía, se encuentra al paso con un barco carbonero. ¡Eh! -grita el oficial del Estado- ¿qué significa esa bandera negra? ¡Cuidado! No le oiga á usted el capitán. Lo que usted ve no es un pabellón, es su camisa délos domingos que lya hiena fué enviada á Beldosso, y el hermoso parque está puesta á secar. de la villa Radice se convirtió en una África improvisada, donde numerosos sportsmeriy con indumentaria de P A R A D O J A Rodríguez, que había sido muy desgra ciado en su matrirnonio, ha recobrado exploradores, dieron caza á las fieras. Pero la hiena, al ser puesta en libertad, se mostró dócil; domesticada, y su buen humor y su robustez desde que ha enviudado. comenzó á hacer Jiestas á las personas, hasta el punto Es lo que él dice: -Desde que he perdido mi mitad... peso el doble. de que fué indultada. La leona no tuvo ésta suerte. A mev. ia noche el cortejo de caza desfiló en media docena de automóviles por delante del cinematógrafo. Vestían bizarramente los jóvenes cazadores, cuyas cabezas lucían el sombrero gaucho, el casco de corcho de explorador, gorras de piel, panamás y extraordinaria mescolanza de trajes tropicales y polares. La misma variedad en las armas, desde los Express y los Manchester... hasta las viejas carabinas de la guardia nacional. La leona no quería al principio salir de su jaula, y costó gran trabajo que se decidiera á aceptar la libertad que se la ofrecía. Seis hombres la echaron fuera, y salió recelosa, marchando junto al muro á pequeños saltos, hacia una fila de antorchas encendidas, que debían hacerla retroceder. En África las llamas infunden gran espanto á los leones, tanto que las caravanas circundan sus campamentos con hogueras. Pero Soda- ignorante de las costumbres nativas, corrió alegremente hacia el fuego, hasta pocos pasos del Sr. Galli, que la disparó dos tiros. La bala penetró por un ojo del animal, que cayó muerto instantáneamente. Aquí entró en escena la niena. Olfateó las heridas, dudó un poco, y después no pudo resistir á sus instintos nativos y se rebeló por la primera vez contra su amo, y fué preciso pegarla para hacerla obedecer. Así acabó la cacería original de una leona á dos pasos de Milán. Fot. EDAD DE HIELO La humanidad está amenaza da de una regresión general al período glacial que reinaba en el globo en la época cuaternaria. Regiones que en la primera mitad del siglo XIX habían encontrado los exploradores desprovistas de hielo durante una parte del año, tienen en la LA DEL TIEMPO- -Qué buen tiempo ha quedado, ¿eh? ¡Ah! Magnífico. Ya son los días mucho más largos... -Y cuánto me alegro de eso; así vendrá á cobrar el casero más de tarde en tarde.