Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CARMENCICA. ¡Cuánto tarda mi madre! ¡Tengq una calor y una comezón! Too el cuerpo me pica. De buena gana me echaba en la reguera con el Canelo. JUANico. -Yo ahora me daba un baño CATLMENCICA. -Y yo; pero en agua mu íria. JuANico. ¡Mu f rial (Los dos se estremecen como si sintieran en sus cuerpos la sensación del agua. CARMENCICA. (Dando un gnto asustada. ¡Ay! ¡Una cosa que me corre por la cabeza! ¡Quítamela! JuANico. (Acudiendo á ella. No te asustes, mujer, que no será na. ¿No lo dije? Una araña que se h a caído de la parra. vi- CARJIKXCTCA. ¡Quítamela, niiítanu- la por Dio. i (JrANico liula (h- co- j ir la a, uña: pcio sui dido iiKWs üí, hcro y se enredan en lo finos ÍÜLILÍIOS de Q. v. i c c Esta, on ka ojos t elpañolillo que lleva al cztello. El autor 7io sabe si este estado nervioso de CARMISNciCA lo motiva la araña ó el cosquilleo de los torpes dedos de JÜANICO, que ya se prolonga demasiado. Elay que tener en cuenta, para disculpat su torpeza, que hace mucho calor para buscar arañas entre los rizos de una cabeciia de mujer. JUANico. ¡Ya la cogí! Mira qué pequeñica es. CARMENCICA. ¡Y es blanca! Dicen que éstas dan la suerte. ¿Qué será lo bueno que me anuncia? JuANico. (Volviendo á sus macetas) No sé. (Aparte) Si yo me atreviera... (Pausa) CARMENCICA. -Juanico, ¿no ties novia? JuANico. ¡Yo! No. CARMENCICA. -Y... ¿por qué? JuANico. ¡Dale! Pus cuando no la tengo por algo será. (Muy encarnado y con lengua torpe) Y tú... ¿no ties novio? CARMENCICA. -Ya sabes que no, Juanico. JUANico. -Yo no lo sé. CARMENCICA. ¡Que no! ¿Has visto rondar algún mozo? JUANICO. -Sí, al Tónico. CARMENCICA. -Sí; pero ese no venía más que á reírse. JUANico. Pero eso no quita p a que le haj as querío. CARMENCICA. -Ya te he dicho que no. JUANICO. -De forma que ¿no has querío á ningún hombre? CARMENCICA. (Después de dudar un momento) Sí, Juanico, con toa mi alma, JUANICO. (Dando un grito de dolor) ¡Ay! CARMENCICA. ¿Qué h a sío? JUANICO. -Na; que al cortar esta caña se me fué la navaja y me pinché en el pecho. CARMENCICA. ¿Pero en qué estabas pensando? A ver. ¿Te duele? JUANICO. -No; no h a sío na. (Mostrando el pecho por la entreabierta camisa) ¿No ves? fl rasguñico de na.