Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
jasta serquita er cortijo. Aqueya noclie no soñé más que con bichitos eíuz, qué, como sus ojos, llegaban hasta mi arma, yenándola d amaneseres. REMEDIOS. -Canastos; argo igualito me pasó á mí de mosuela; sigue. Rocío. -Siempre m esperaba junto á las piteras. Un día, no quieo acordarme, mariposiyas negras m encontré ar paso, pegajosas como moscas susias. Er campo amarillo como puñao e trigo, y no escuclié piaresQuería corre, y paesía que las piedresiyas der camino, como garfios, asujetaban mis pies. Entoiitesía y acoíjardá e mar presagio, seguí camino e la fuente. Mi Joseíto no lo vide. Sorté er cantariyo y m aserqué á las piteras, y lo que vi no fué pa sega, ¡fué pa enloquesé! Joseíto, mi Joseíto, estaba casi sin vía junto ar Pelao. Una perdigoná, por equivocasión, le había jerío de muerte. Al verlo, toíta la sangre e mi cuerpo se subió á mi cara, jechando candela. Sin poer yo sujetarlos, mis brazos se agarraron á su cuerpo. Sin darse cuenta, mi boca besó la suya con ansias e muerte, como las que se llevaban su vía. Mis besos y mis lágrimas se arrebujaron con su sangre y no sé más, seña Remedios. Cuando me di cuenta, ya estaba en er cortijo, y siega. ¡Mejor! ¿Pa qué quiero la vista mardesía? ¡Pa na! Aluego disen argunos: ¡que no bay pena en er muudo como la de no ver! Mentira y retementira. Pos si mis ojos vieran otros hortibres que no fueran mi Joseíto, ¿podría mi pecho soporta la peniya? ¡Ya que no pueden mirarlo á él, que no vean á naide! Así soy feliz, muy VmW. N- i 4 t r- 1 ti W M m v feliz. ¡I os siegos vemos en la oscuriá la mar de cositas güeñas! Aquí drento er pecho vive. Con la luz del arnaa lo veo á ér solo; entre negruras veo sus bicbitos e luz que me miran con carisías de quereres jondos. (Con intensa emoción y alegria- J ¡Seña Remedios, ahora m está mirando! Paese que junto á la fuente e los Payrales m está pidiendo dos cosas que naíta cuestan, y, sin embargo, valen un mundo: er cantariyo pa refresca su pecho, y una miraíta p alegrá su vía. I, e digo asté, seña Remedios, que los siegos vemos en la oscuriá... ¡la mar de cositas güeñas! LOLA RAMOS DE LA VEGA DJDUJOS DE CN DEZ BUNGA