Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE LAS M E M O R I A S DE UNA ANCIANA En el Palacio de Oriente se meció mi noble cuna, por ser mi madre azafata de doña Isabel segunda: que nosotros descendemos de muy elevada alcurnia, y en mi ejecutoria vense las acciones que la ilustran. Destronada la Señora mi madre, azafata suya (me parece haberlo dicho) no obstante ser la Fortuna- -cual en Rigoletto cantan- mudable como la pluma que arrastra el viento no quiso dejar á la Reina nunca. Más humana que si Reino fué para ella la República francesa, donde es sabido que vivió sus horas últimas. Tras ella murió mi madre, dejándome á mí por única dueña de estos pergaminos que tantos hechos ilustran. Kstaba yo por entonces unida en terceras nupcias á un montero de Espinosa- -gran corazón, gran figura. -Y á raíz de morir mi madre bajó él también á la tumba, vistiendo yo nuevamente las negras tocas de viuda... Era el día de su entierro día de Capilla pública: la Candelaria... A tal fiesta no dejo de asistir nunca, ¡porque, aun en los más amargos recuerdos, hallan dulzuras el corazón que no tiembla y el alma que no se turba! sFiesta de la Candelaria; día en que la Virgen pura presenta á su hijo en el templo, y en que Simeón la saluda como á la reina y señora de cielos y tierra: ¡nunca dejaré de ir yo, en tal día, á ver la Capilla pública... DEL LIBRO DE NOTAS DE UN REPÓRTER Febrero, 2. Candelaria. Palacio. Capilla pública. Gente galerías patio se estrecha, casi se estruja. Soldados guardia coutiénenla grande ísluerzo. Todos luchan por ver regia comitiva. Gritos, voces, apreturas... Cuatro palmadas ujieres indican gente que suba. Sierpe desenrosca anillos. Cabeza cola se juntan. Varias señoras desmáyanse. Hombres aprietan, empujan. Ujieres pies polvorosa. Soldados apelan fuga... IjOgro ganar escalera de Damas. Gente me azuza. Subo gradas cuatro á cuatro, vez subirlas una á una. Resbalo, cáigome, ruedo por tierra. Nadie me ayuda... sino á caer. Dios me valga. Písanme, aplástanme turbas. Quiero levantarme. Inútil. Publiqíiito me magulla. Siento dolor tibia izquierda. Temóme será fractura. Póngome pie gran trabajo. De nuevo tropel me achucha. Vacilo. Muérome chorros. Sienes, oídos me zumban... Cesan rumores gentío. Silenciazo. Suena música. Deben. ser alabarderos. ¿Perderé Capilla pública... Trato subir. Imposible. Pierna niégase rotunda sostenerme. Qué fracaso reporteril. Qué amargura. Bajo arrastrándome. I lego patio. Díceme Lechuza, ordenanza mi periódico: Vengo á por cuartillas suyas. Respóndele: Ten. Y entrególe dos líneas siguientes, últimas: Muérome. Remitan fondos... BÍVÓ habido Capilla pública. Por las copias. CÁELOS M I R A N D A