Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
s Hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad... Así en la zarzuela cantan ¡y es verdad Pues hay pruebas á montones del cómo, el por qué y el cuánto, y en bastantes ocasiones se demuestra el adelantó. Mas si hay algún imprudente que por su misma imprudencia niega el progreso evidente de la ciencia, sepa este caso asombroso, de veras extraordinario, digno de un maravilloso comentario. Ayer un niño inocente que con un clavo jugaba, se lo tragó de repente sin ver que se lo tragaba. Gritaba la criatura presa de intenso dolor, y sus padres con premura dieron aviso á un doctor; quien para atajar el daño quiso enterarse al momento del sitio que al cuerpo extraño servía de alojamiento... Hombre práctico sin duda, buen médico y buen geógrafo, pidió, pues, la santa ayuda del radiógrafo; y al fin quedó satisfeclio de sus investigaciones... ¡El clavo, al lado derecho, se hallaba, de los pulmones! Le abrió al muchacho una herida junto al cuello, y con afán, buscando al clavo salida puso allí un electro- imán... Al punto el clavo salió, cubrióse el doctor de gloria, y el muchacho se salvó... ¡Y aquí termina la historia! ¡El imán! Forma elocuente que emplea tnamá Natura cuando su fuerza atrayente nos procura... ¿Quién no verá un simbolismo tan modesto, aunque profundo? ¡Ea gloria como el abismo tienen su imán en el mundo! El hombre sigue á. su estrella sin chistar, como un esclavo... ¡que es atraído por ella como un clavo! Unos ojos expresivos atraen á un pecho de acero... ¡Imán hay en los recibos del casero... ¿Por qué luchar con afán? ¿Por qué nos esperanzamos si todo tiene un imán y contra él nos estrellamos? ¡Oh. doctor, con esa cura nunca vista, nos has dado una segura meditación simbolista! GIL P A R R A D O