Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VCiPAO Las ceremonias fúnebres revisten en algunos países formas tan extrañas, que algunas de ellas, saliéndose de las fronteras de lo triste, se meten p o r el t e r r e n o de lo grotesco. E n t r e las de esta clase, puede citarse la u N ENTIERRO CURIOSO tubo de caucho que se adapta respectivamente á las narices y á la boca del presunto muerto, y el operador mueve rítmicamente, como una respiración, dos émbolos colocados dentro de los cilindros. El émbolo del cilindro vacío extrae los gases deletéreos acumulados en el organismo, mientras el otro envía á los pulmones el oxígeno que contiene. P o r este procedimiento han vuelto á la vida en seis minutos un conejo muerto con una fuerte dosis de morfina y de éter y un p e r r o asfixiado con acetileno. Naturalmente, está destinado, sobre t o d o á los casos de asfixia, ahogados y otros similares. El inventor ha hecho pruebas también con los beodos, y parece que con unos cuantos golpes de émbolo disipa la borrachera más monumental. En la serie de monadas que los cuadrumanos vienen haciendo para admiración y recreo de los sabios y del vulgo juntamente, merece figurar en muy preferente lugar ésta del mono maese Link, que posee en Berlín el Sr. M a r c e l Lleva la ropa, anda, se sienta y acciona como un h o m b r e u N MONO FOTÓGRAFO 0 iw, M w- nt iiv- í- iWf W y- forma fantástica del carro fúnebre que copia nuestro grabado y que usan er. los entierros en la India inglesa. Extraña es toda la carroza, pero, sobre todo, la figura que sobre ella se eleva. Se compone ésta de la cabeza de un elefante, el vientre y las piernas de un hombre grueso y las alas de un pájaro. Este conjunto, que á los habitantes del país les parecerá seguramente de la más respetable seriedad y la más fúnebre tristeza, nos resulta á nosotros más propia para una fiesta de Carnaval que para un entierro. A u n q u e hasta ahora únicamente se han practicado las experiencias in anima vili, el aparato es de tal sencillez y el fin que con él se propone su autor de un interés tan vital, que vale la pena de ser conocido. Se trata de un sabio americano, Jorge P o e descendiente del famoso literato E d g a r d o que ha ideado un aparato para r e sucitar nada menos. Se compone de dos cilindros, uno de los cuales está vacio, y el otro lleno de o x í g e n o Ambos están provistos de un RESUCITAR u N APARATO PARA come correctamente á la mesa usando perfectamente el tenedor y el cuchillo, y se dedica á Cü fotografía y hace retratos de su dueño. E n el ejercicio de sus habilidades fotográficas le p r e senta nuestro g r a b a d o Fot. Dannontierg