Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
í. l- ¿ÍS 5 í- V LA H I J A D E Ribcias del Duero arriba avanza el fiero Almanzor, llevando á su hija Zoraida enferma del corazón. Riberas del Duero arriba la noche los sorprendió, cuando era duro el verano y era recia la calor. Riberas del Duero arriba allí sus tiendas plantó, cuando era la luna clara y se oía el ruiseñor... Por las escuchas del moro un vivo alerta corrió, cjue con la luz de la luna vieron venir un pastor. Conduce sus cordericos de blanco y fino vellón, y un manojito de rosas en su cayada prendió. Rodéanlo centinelas para llevarle á prisión, mas Almanzor lo reclama y acuden ante Almanzor. ALMANZO La mora que aquesto escucha dice con temblor de voz: -No lo dejes, padre, ir, no lo dejes, por favor. Quien me curó con la rosa por fe mía me curó, que no sirven medicinas si no hay fe en en el sanador. -El no es sino un pastor rústico; tú eres hija de Almanzor... -El no es pastor, sino conde, aunque en disfraz de pastor. Porque él es el conde Claros, el más gentil infanzón, por quien lloraba tu hija con la luna y con el sol... Riberas del Duero abajo avanza el fiero Almanzor, con Zoraida y con el conde, cuyas bodas hechas son. Riberas del Duero abajo lágrimas de bien lloró, porque era la luna ciara y se oía el ruiseñor... CmsTÓBAi. D E C A S T R O D 1 EU 0 DE ESPI -Pastor, yo tenr o una hija enferma del corazón; pastor, si me la sanares, te hiciera rico, pastor. -Señor, yo sé de una rosa que cura ese mal atroz. Señor, si me dais por libre, curarla tengo, señor... La mora, al sentir los pasos, del lecho se incorporó, mas otra vez da en el lecho cuando ha visto tal pastor. Entre las sábanas finas caer la rosa se vio, deshojada por las manos, por las manos del pastor. Entre las sábanas finas reír la mora se oyó, que hizo la flor el milagro, que hizo el milagro la flor. -Pastor, pues mi hija sanaste, libre te quedas, pastor. -Señor, si enantes fui libre, agora no lo soy, no.