Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
UN GRAN ARTISTA. PEREGRINACIÓN A LA MECA (p o n la ópera de Ver di, Rigoktlo, h. a. á b u t a d o en el teatro Real el barítono Ruffo Titta, obteniendo un éxito c o m p l e t o Su voz extensa y pastosa, perfectamente timbrada y de brillantez extraordinaria en las Ilotas agudas, sabe manejarla con arte exquisito, realzando de esta suerte su depurada escuela de canto sus excepcionales facultades. Pero Titta no es solamente un gran cantante, sino que además posee n o t a b l e s aptitudes de actor. En la creación que ha hecho del romántico bufón, se ve un estudio concienzudo y acertadísimo del Triboulet de Víctor Hugo. Sus triunfos en la ópera de Verdi le han colocado en primera línea entre los cantant e s d e l R e a l y los atoantes del bel canto tienen grandísimo interés poroirle en otras obras de su repertorio, üícese que tiene gran predilección por el Don Basilio de El Barbero de Sevilla, que cantará en breve. 1 a ceremonia de la procesión del Tapiz sagrado, recientemente celebrada en el Cairo, ha sido una manifestación grandiosa del espíritu religioso m u s u l m á n del que pretende ser c e n t r o intelectual y directivo Egipto. La procesión del tapiz se efectúa unos días antes departirlos peregrinos á los lugares sagrados de la Meca, y se celebró en la mezquita de la Mastaba El- Mahmal en presencia del Khedive, los príncipes de su familia, autoridades egipcias y. cuerpo diplomático, y una muchedumbre de más de lop. ooo almas. El tapiz sagrado, después de p e r m a n e c e r dos días en el Abassich, es llevado con lucida escolta en tren especial á Suez, donde el Mahmal ylosperegrinos que forman parte de la caravana sagrada tomaron pasaje en tres barcos de la Khe- diveile Mail Line, para la Meca. En nuestra fotografía el Khedive se dirige en coche á su palacio después de la procesión. EL NOTABLE BARÍTONO DEL TEATRO REAL, RUFFO TITTA V P o t Ei- mini. w y I v rSi LA PROCESIÓN DEL TAPIZ SAGRADO CN EL. CAJRO, CON MOTIVO DE LÍV PEREGRINACIÓN A LA MECA Fot. Trampus,