Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
PO ¡REVISTA AÑO X V l l ÍLUSTHADA f NUM. 868 MADRID, 21 DE D I C I E M B R E DE 1907 1 ñ Wi. Mf W r r ERROR DE DIAGNOSTICO ll A profesión médica tiene floras terribles, y por muy curtido que esté el corazón, se pasan las II de Cain. Los materialmente compasivos y bondadosos: sufren al ver dolores y agonías; los más retinados sufren en especial al comprobar los límites de la ciencia, lo nulo del saber, lo fatal de las leyes naturales... A los primeros les duele la carne; á los segundos, el espíritu. El doctor Cano era de estos últimos. Estudió lleno de ilusión. El ídolo de nuestra edad le contaba entre sus devotos. Soñaba mucho, y no daba forma poética. L sino científica, á su. sueños. Descreído y hasta unas miajas enemigo personal del que nos mandó amar á nuestros enemigos, se forjaba en su fantasía planes de substituir á la Providencia por el conocimiento. Era estrictamente leal, estrictamente honrado, y su culto á la verdad rayaba en fanatismo. Dos ó tres veces había arriesgado la vida obscuramente, en secreto, inoculándose sueros y cultivos microbianos para experimentar esto ó lo de más allá. I a abnegación propia de su labor la tenía en grado sublime, y el desinterés y el desprendimiento que demostraba