Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ELCL LNTLRIO DL L 05 SULTANL 5 í o i SI í c C fíí pERNTE á la ciudad marroquí de Rabat hállanse las célebres ruinas de la antigua Sella, la Sliel- la de los árabes, famosa sobre todo por haber sido centro y asilo de los corsarios que durante tanto tiempo fueron terror de los mares. En estas ruinas se hallan los sepulcros de célebres sultanes, entre los que figura el de Yacub- elManzor. Así en los restos de este gran sarcófago como enlos muros de una mezquita, abundan las inscripciones arábigas, con leyendas, máximas, consejos y preceptos del Corán. La tumba de Almanzor hállase cubierta con una losa de mánnol en forma de tetraedro muy alargado, y en sus caras laterales se reseñan los hechos más culminantes de su reinado. A la inmediación de este sepulcro, en una piedra marmórea también, cuadrada y de un metro de lado, se advierte un agujero circular bastante desgastado. La tradición atribuye á esta piedra un tremendo empleo, pues en ella se verificaba una especie de juicio de Dios, que decidía de la inocencia ó de la culpabilidad de una persona sospechosa. Obligábanla á introducir la mano por aquel agujero, y si luego podía sacarla fácilmente y aun extraer algunas piedras que dentro había, quedaba su inocencia demostrada; pero si al tratar de sacar la mano quedaba ésta como sujeta, era señal de que el Dios protector de los buenos era el que retenía allí dentro la mano para poner en evidencia su maldad. Lo peor del caso era que como en aquellos momentos la emoción del individuo sometido á la terrible prueba entorpecía sus movimientos, y el agujero estaba dispuesto en forma que dificultaba grandemente la salida de la mano, la piedra servía para deshacerse de una persona que estorbaba, pues al someterle á la prueba había de aparecer como culpable, y su sacrificio tenía de este modo aspecto de justicia.