Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
¡Ponte tonta y presumía porque fuiste a 5 er al Pardo con tu madre y esa miaja de novio que Dios t lia dao... Anda, hija, que y a te puedes lucir con ese retaco entre las mozas de rumbo y entre los mozos del barrio que van á la romería de San Eugenio, que es clásico, ellas, á darlas de guapas, y ellos, á darlas de guapos; y tú, con un saltamontes cogidito de tu brazo. ¿No te da vergüenza, chica, con ese cuerpo gitano, y esa boca zalamera, y esos ojos ladronazos llevar por hombre una pildora, en vez de dir á tu lao el mozo más pinturero y el más castizo y gallardo de Chamberí á las Peñuelas y de Vallehermoso al Rastro... ¡Pues sí que habréis dao el golpe en la romería! ¡Vamos! miste que dir á la fiesta, donde van mozos de rango, homeopáticamente con un triste renacuajo! ¡Chica, estimas en muy poco el aquel que Dios t ha dao! -Bueno, ¿y á usté qué la incumbe todo eso que está usté hablando... Seremos como su niña de usté, que habla con un palo del teléfono... ¡Y á mucha honra, chica... ¡Allá cuidaos! pues si ella se compró un novio por metros, un supongamos, yo le compré por pulgadas, qvie hace lo mismo p al caso; y más vale poco y güeno cien veces, que much y malo. ¡Amén! -Oye, pamplinosa, no te vengas con adagios, que, chata y to, tié mi chica un novio que es muy serrano. -13 s que hoy en día las feas se llevan los hombres guapos, y hay que tener, seña Paca, equidaz en el reparto; que vivan también los feos, como los demás, ¡pa chasco! -Y el chico tié perras. ¿Ese? señora, usté está soñando; si compra los cañamones que le da al jilg. uero, á plazos. ¡Miste, dinero ese chico! Ya puede usté ir preparando un cocido con sustancia, porque á ese, ni en siete años puede usté quitarle el hambre que tié atrasa... ¡No es pa tanto! -Ese la conre á usté un día hasta la cédula. -Vamos, á callar, que luego todo son chismes y cuentos tártaros. ¿Me habrás traído bellotas? -Es natural que las traigo pa usté y pa su parentela, pa ver si engordan, ¡canario! que son tistes la familia de los fusiles. -Estamos regular tal cual; y oye, cuéntame tú que has éstao, ¿había animación? ¡Mucha! ¿Y sus divertisteis? ¡Claro! ¿Qué tal la merienda? ¡Super ¿Qué tal el mosto? ¡Muy malo! ¿Y qué gente había? ¡Mucha! ¿Y hubo baile? ¡Hasta cansarnos! P u e s m alegro de que te haigas divertido allá en El Pardo, y con respeto á tu novio... sálú pa verlo criao. ANTONIO CASERO