Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
mtymücionfsfn t Lnyraña t v 1 H 4 i 9 ii; í nu ir la yí L e s PEREGRINOS BRETONES CON EL TRAJE CARACTERÍSTICO DEL PAÍS ientras un espíritu nuevo ha. ido borrando de casi toda Francia las tradiciones seculares que dabon á sus provincias tan pintoresco carácter, la Bretaña ha sabido conservar la mayor parte de sus fiestas, á la vez religiosas y populares, con sus curiosas procesiones por sus trajes, su decoración, su ceremonial, sus alegres danzas en torno de las- hogueras y sus animadas comidas campestres; mezcla todo ello de fe y de alegría. Las peregrinaciones y romerías bretonas llámanse en el país Perdones porque en la. Edad Media eran estas fiestas para los que las frecuentaban ocasión de recibirlos Sacramentos y de ganar indulgencias. A la salida de los oficios religiosos, la multitud se entregaba ¡á las comidas en el campo y á las diversiones profanas, por lo cual vino á aplicarse por- extensión el nombre de Perdones á toda clase de fiestas populares de Bretaña. Puede decirse que cada pueblo tiene en Bretaña su Perdón en honor de algún santo local, á veces desconocido en otras partes, y en ciertos lugares ni siquiera hay iglesia ni casas; pero queda la tradición del santo, que atrae todos los años la procesión de costumbre. Entre estas peregrinaciones, las hay de la mayor importancia y que son universalmente conocidas por las fiestas verdaderamente solemnes que las acompañan, y atraen, al lado de millares de peregrinos, millares de viajeros curiosos. Tienen generalmente por objeto la bendición del mar ó de las barcas que van á partir para Islandia, para Terranova... para 1 J desconocido. Otras, menos famosas, tienen, sin embargo, un sello particular interesantísimo. En el Perdón de Saint- Evette, en la bahía de Gudierne; en el de Nuestra Señora de Buen Viaje, en Plogoff, y en otros varios, los pescadores que han naufragado y lograron salvarse; van procesionalmente con el mismo traje que llevaban en el momento del peligro, por destrozado que esté, y le van á mojar en