Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EMILIO FERRARI esptiés de penosísima enfermedad que desde hace cinco años venía minando su naturaleza, y cuando tras grandes alternativas en su salud parecía reponerse lentamente, una súbita agravación, que ha durado tres días, ha puesto fin en la noche del i. del corriente á la, vida del ilustre poeta Emilio Ferrari. Había nacido Ferrari en Valladolid en Febrero de 1850, y desde niño mostró velieniente vocación por la poesía. Por complacerlos deseos de su padre, acaudalado comerciante de aquella capital, cursó la carrera de Derecho, y la de I etras por afición; pero ante todo y sobre todo se dedicó á la poesía. I,o s éxitos de sus primeros trabajos literarios animáronle á venir á Madrid, y no le costó gran trabajo adquirir en la corte fama de verdadero poeta. Su cuento El diablo de moda, premiado en público certamen en La Ilustración Española, y su poema Un dia glorioso le dieron á conocer ventajosamente, y la lectura en el Ateneo de Pedro Abelardo, que tuvo un éxito enorme, confirmó plenamente su categoría de poeta ilustre. Su poesía Z oí cetros y dos almas, precioáS epitalamio de la unión de los Reyes Católicos, y En el arroyo, composición sentidísima, fueron. bien pronto populares, y la cultura de- su espíritu y él vigor escultural de su estro poético se revelaron en los fragmentos de su poeE M I L I O FERRARI ma La muerte de Hipatia, que desgraciadamente ha dejado sin terminar. La Academia le abrió sus puertas por sus méritos literarios, y cuando la vida parecía ofrecerle más dichosos días, la enfermedad terrible se apoderó de él. Descanse en paz el ilustre poeta, y reciba su distinguida familia nuestro más sentido pésame. D APERTURA DE CURSO SESIÓN D E APERTURA D E L CURSO EN LA SOCIEDAD O D O N T O L Ó G I C A E S P A Ñ O L A F o t s B y N I, Doctor Amocdo, presidente de la Sociedad Odontológica de Francia. 2, Doctor Florestán Aguilar, presidente de la Española. l a Sociedad Odontológica Española ha celebrado solemnemente la apertura del curso, pronunciando el discurso inaugural el Dr. Amoedo, que ha venido expresamente de París. El Dr. Amoedo es un español que por sus propios méritos ha conquistado en París el primer puesto de su profesión; es catedrático de aquella Escuela de Odontotecnia y presidente de la Sociedad Odontológica de Francia, y algunas de sus obras; traducidas al inglés y al alemán, sirven de texto en muchas partes p a r a la enseñanza.