Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ndudablemente carece de aplicación en nuestro tiempo aquella antigua clasificación de sexo débil y sexo fuerte para distinguir las dos mitades del género humano. Ni todos los hombres demuestran la fama de su fortaleza, ni las mujeres adolecen ya de su legendaria debilidad. En esta época en que los deportes más en boga exigen un vigor físico y una resistencia notables, la mujer moderna va demostrando tener unas energías que borran completamente el equivocado concepto de su debilidad natural. La delicadeza de sus actitudes y ma- ñeras no es incompatible con aquel vigor y aquella resistencia. En el extranjero, la moda ha llevado á muy distinguidas y elegantes damas á la afición de las excursiones cinegéticas, y son frecuentes las cacerías en que muestran su habilidad las modernas sucesoras de Diana. No hay que decir, tratándose del sexo femenino, si en este deporte de la caza tendrá importancia la cuestión de indumentaria para conciliar con las exigencias de este varonil ejercicio las leyes ineludibles de la elegancia y del buen gusto. En nuestros grabados se ve á las elegantes sporíswomín con los trajes y abrigos apropiados á los varios géneros de caza á que se dedican. Pot. Ohusseaia Mariens. OBJdJ SO rn