Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
llr. s, inmóvil y ausantg el espirita, rezaba con la intranquila indiferencia de todos los que sufren. Con ella estaba el dolor. ¿Qué podría venir ya... II Gustó la felicidad, SUDO lo que era la vida de amante y de aiuaaa. Luego, un día, en medio de su eterna -Mujer de Kolbás, ten fe. A ti l3 toca andar; á Dios, hacer que llegues. Levántate y ve. El Señor va contigo. III Y se levantó y anduvo. Anduvo. Su paso era firme. El sol no secaba su í- Cv V 4 f- 4 v, 1 f i Mt- Jf- i i -i í- f garganta, y las horas de camino no traían cansancio ni fatiga á su cuerpo. La visión lejana de la felicidad prometida bastaba para que las distancias se acortasen insensibles... Pero andando, andando... llegó á una montana ventura, Ileso la muerte, quebróse aquella eternidad, cortada pico, donde la planta lleváronse á la tierra clemente el cuerpo del amado, jamás. Yá ante aquel obstáculo, humana no se posai a insuperable y la pobre mujer, espantada como una res herida a débiles fuerzas, desmayó su ánimo y echóse para sus en tierra traición, huyó á esconderse donde creía estar mas y lloró. cerca de Dios, sólo porque estaba más lejos de los Y entonces un viejo anacoreta, de barba blanca y hombres... de aspecto venerable que al pie de la montaña e. staba Hacía un año que lloraba rezando por la memoria en perpetua oración, alzó la voz y le dijo: adorada de su único amor. Y Dios tuvo piedad de la- ¿Quién eres y por qué te desconsuelas, mujer... pobre mujer; cuando su oración era más ferviente y- -S oy la mujer de Kolbás; lloro porque Dios me ha su llanto más desconsolado, se le apareció un ángel permitido que hoy logre mis sueños. Esta montañ. a y le dijo: me detiene en mi camino y no podré llegar al puente- -Mujer de Kolbás, no llores. Que la paz sea con- Azrael antes que la luna deje de alumbrar la tierra tigo Mi Señor, el Señor de todo lo creado, el q; ue era por primera vez. eternamente antes que tú y seguirá siendo eterna- -Ten fe, mujer de Kolbás; quien supo traerte hasta mente después de ti, me manda á decirte que tu fe aquí, sabrá llevarte donde su voluntad quiera. A tendrá su premio en esta vida. Pide. ¿Qué quieres... ti te toca intentar subir á la montaña; a Dios, haMujer de Kolbás, pide; ¿qué quieres... El Señor me cer que la subas. El Señor, que va contigo, quede manda á ti. conmigo... ¡Ver á Kolbás! Y el viejo, tornando de ella la vista, volvió a rezar. -Ante que la luna deje de alumbrar la tierra por Y á ella volvió, la fe, y levantóse y anduvo hasta primera vez, tú le verás. Levántate y vete á Marcail; qne sus pies llegaron á la montaña, y como quien pasado el puente de Azrael. aguarda y reza. sube una suave pendiente, seguro el cuerpo y ani- ¿Y cómo podré llegar en una sola noche si hay mosa el alma, fué escalando la cima inaccesible... jornada de más de doce días...