Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Y- O ANO x v n REVISTA HLUSTT ADA f MADRID, 26 DE OCTUBRE DE 1907 NÚM. 860 fi- 3 Ñ H OMPRENDO que toda persona inteligente ó previsora aspire á poseer uno de esos reiojes que proclaman, el ingenio y la maestría de su artífice, ó cualquiera de los maravillosos cronómetros de oro con piedras preciosas engalanado; pues siempre se encontrará con una obra de arte ó con un objeto capaz de la pignoración que remedia los apuros y las necesidades del imomento... Pero no me explico que las gentes se afanen por tener uno de tantos ejemplares corrientes y económicos, puestos en circulación y en hora por la industria relojera. Y, sin embargo, todo el mundo se perece por llevar en su bolsillo ese molesto artefacto, que se complace en señalarnos, con vituperable constancia, la lenta y continua desaparición dé nuestras ilusiones, de nuestros entusiasmos y de nuestros cabellos... Yo le odio por su necia pretensión de recordarme el cumplimientode mis obligaciones. I, e odio, porque, presumiendo de exactitud, aspira á imponerme la que me exigen mis semejantes. El reloj es una monstruosidad... Ks lamarca infamante que consígnala humana aspiración al íalansteriO; Símbolo de la tiranía colectiva, entre sus secas é inconmovibles manecillas ahoga la propia libertad, El regula deberes y derechos, alegrías y dolores. Él no permite que se haga nada cuando se quiera; ¡todo lia de ser de tal á tal hora... ¡Pobre humanidad, cada vez más chica... Eos cuerpos se han ido empequeñeciendo V deformando con los vestidos que los aprisionan. Así también los espíritus y por las mismas causas. e EL MEJOR RELOJ