Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SL í. n- edera que los escarabajos descendían del propio sol, y que eran sagrados en aquellos lejanos países donde el sol tiene su cuna. Le dio muchas y estupendas no- ticias acerca de esta divina prosapia, V aunque el bárbaro sintióse halagado, su incredulidad no desapareció. Mucho le convendría tener pruebas ciertas de esa superioridad para que respetasen á la honrada fem; i; carabeidal blanco de burlas, desdenes, desvíos é injurias de todo el niundo an mado no n L que ñor- u uía buTa iulsl trashumante serían embustes ¡qu ns abe si Propuso ella que él la condujera á la ciudad, y si hallaban su casa, tendría pruebas documentales v df todo genero. Quedo asi convenido y aplazado el viaje para la noche aocumentales y de falteda emprendieron la caminata. Llevaban mucho tiempo andando, y la corredera des- -Siguiendo así dijo el escarabaio- -tardaremos un siglo en llegar. Monta sobre mi camraróti xr n c ío 2 S r u n í e? i S? y- sabe fu uño p LTL r ierede los cirr os de h ipleza P 1 í o rdinario de- ¡Esta es! -dijo la corredera con extremada alegría, señalando una casa X 7 1 Í Í U ancho rayo de luz. Zumbó el escarabajo apretando el n t roXr dlíos sIrrs llT fierT P P anco. Quedaron- ¡Hola! -exclamo el io7; zo sapiens, uu animal doble Luego, haciéndose cargo de la falsa duplicidad, añadió- Una m a í a orientaUs... ¡bien venida! Un escarabajo sagrado que cae del cielo... ¡ésta es su casa, seüor mío! co VíorTufaVueriS c i- S; -í -i enirci o deTraíel Ahí estarás unido á tu símbolo por el inisterio que L h S ¿llegar á mis m o n o L l t P P renaciente. truyoja quinta hipótesis sobre e l origen de tu r releíifa cSa raT? n T s IimblTe ín rbfdu? ír; r o? r. La agonía del malaventurado bicheio duró muchas lioraq ín dr ln, -e, A. apagando hasta quedar manso é inmóiil como un soffrío, c l a v a d- t T á ¿L S s u p r o p S u b o l o Josi NOGALES DIBUJOS DE AIÉNDEZ DRIXGA