Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
(iOPO REVISTA ANO x v n ILUSTRADA NUM. 857 MADRID, 5 DE OCTUBRE DE 1907 PASIONES HUMANAS ACIA frío; caía la nieve silenciosa, envolviendo en su blanco sudario la campiña y las calles del pueblo, que se alzaba en la hondonada de un valle circundado por altas montanas de pinos que dibujaban sombras fantásticas, así vistos desde abajo cuando el sol, al esconderse, dejaba en vez de su luz vivísima el crepúsculo del anochecer. Casi todos los vecinos del lugar hallábanse en sus casas recogidos, y ni en la inmensa fábrica que se destacaba entre los humildes caseríos percibíase rumor alguno. Sin embargo, en una taberna situada en la carretera se veía, por entre las rendijas de la desvencijada y carcomida puerta, débil claridad que hacía adivinar que allí al menos no se dormía. Traspasando el dintel con ese poder del pensamiento, al cual no se le ponen trabas ni hay obstáculos que no venza, pasemos al interior de la tabernucha mal oliente, caldeada por el humo de los cigarros y el vaho de tantas respiraciones, en las que se hallaban reunidos, en pie los más, sentados los que parecían jefes, unos cuarenta obreros de rostro ceñudo, mirada inquieta, y aspecto, en suma, de aquellos que preparan una huelga porque la necesidad les obliga ó su capricho la impone. Junto al mostrador, el dueño de aquel local nada aristocrático parecía escuchar atentamente cuanto se decía, pero en su obtuso cerebro dos ideas se disoutaban la victoria: el miedo á que sorprendiesen la r e- H