Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LASPALOMAS Y E L M I L i FÁBULA IKMOKAL I. Negándose á la obedií de su terrible destino- -pues no entraba en su c ser un feroz asesino, -cierto sensible milano, tras meditaciones grave; quiso vivir como hermai pacífico de las aves. Y expuso esta decisiór de sus amores fervientes, á una docta comisión de palomas inocentes: la cual, después de esci con calma y deliberar, no vaciló en otorgarle vivienda en su palomar. En él fué, pues, recibic por sus palabras sinceras y hasta con gozo admitic por todas las compañera: si bien, quiéii menos qi sintió algiin desasosiego recordando acaso las Fábulas de Samaniego... Pronto uno de los picli ilustrado ateneísta, pensó que tiene excepcio la moral del fabulista; pues, en aquel caso al J el ser dañino y odioso era bueno entre los buen inocente y candoroso... Vivió sin armar querel y en humildad absoluta con las palomas; con ella jamás tuvo una disputa; comió lo que le dejaron siempre correcto y sumís durmió donde le alojaron sin protestar por el piso; y realizando el deseo de fraternidad ardiente, -i f é T t; f- 3 ry é r JV ük M f y. ú TtOtC é OlEUJO DE REGIDOR