Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
-1 y Ú rS K 5 EL N I Ñ O N O S E A C U E R D A está delante del un poco inclinada hacia viene de misa Josefina; lleva un blanco, J OSEFINAojos anchos mantillaniño, Sobre la frente forman unél; sedoso sonrosada, unos unos labiostrajeJosefina muy blanco y una sutil; entre la mantilla aparece su cara con encendidos, con unos y profundos. remolino rizos castaños. se ha parado delante del niño; las puntitas de sus pies diminutos aparecen bajo la falda nítida; Josefina lleva un librito y un rosario de nácar en la mano. Cuando ha visto al niño, ella ha sonreído con su sonrisa divina. ¡Juanín! ¡Juanínl- -ha exclamado. ¡Ven aquí! El niño se ha quedado un momento parado; él corría ligero, aturdido, y al ver que le llamaban ha vuelto la cabeza. Josefina le ha cogido de la mano. -Ven aquí, J u a n í n h a vuelto á decirle. ¿No te acuerdas de mí? El niño no se acordaba de nada. Josefina ha repetido la pregunta. ¿No te acuerdas de mí? El niño no decía nada; Josefina comenzaba á intrigarse. ¿Como eraposible que no la conociera Juanín á ella? Ella no se resolvía á creerlo. -Pero Juanín- -ha repetido- ¿no te acuerdas de mí? ¿No te acuerdas de Joselma? Juanín tenía juntas, apretadas sus manos y de cuando en cuando hacía un esfuerzo para retorcérselas; sus ojos grandes é ingenuos miraban á Josefina sin comprender. ¿No te acuerdas de Josefina, Juanín? -decía la linda pasajera. ¿No te acuerdas que j o te daba todos los jueves bombones en casa de tu tío Antonio? Juanín continuaba silencioso; á malas penas si con la cabeza hacía un signo de asentimiento; pero él, en realidad, no se acordaba de nada. Y éste es el encanto, el profundo, el divino encanto de los niños: no se acuerdan de nada. Ea vida es para ellos una estela de espuma; ríen; juegan; gritan; nos acarician; nos ponen sus manecitas en nuestra cara; luego tornan á reír, á jugar, á gritar, y no se acuerdan de lo que han hecho. El olvido es el bien supremo; ellos lo tienen. Josefina ha dado un beso al niño, ha acariciado después con su linda mano su pela rubio y se ha marchado calle abajo, ligera, rítmica, encantadora. AZORIN T irtU 0 DE MEDINA Vr. RA-